Publicidad

Practicar el método canguro en bebés nacidos con bajo peso ayudaría a reducir hasta en un 30% el riesgo de mortalidad
Postparto

Practicar el método canguro en bebés nacidos con bajo peso ayudaría a reducir hasta en un 30% el riesgo de mortalidad

Publicidad

Publicidad

En Bebés y más hemos hablado en distintas ocasiones del método canguro, una práctica que consiste en poner a los bebés prematuros sobre el pecho de la madre, haciendo piel con piel, pero que debería ser practicado por todos los padres, pues aporta diversos beneficios.

Pero además de eso, una nueva investigación encontró que en el caso de los bebés que nacen con bajo peso, practicar el método canguro podría ayudar a reducir hasta en un 30% el riesgo de mortalidad.

El estudio

Publicado en The Lancet, este nuevo estudio dio seguimiento a 8.400 bebés que nacieron con bajo peso entre 2015 y 2018, con la finalidad de medir el efecto que podía tener en ellos practicar el método canguro, tanto en los bebés que nacieron en hospital, como en los que nacieron en un parto en casa.

Como sabemos, el método canguro consiste en colocar al bebé sobre el pecho de la madre (y también del padre), dejándolo únicamente con pañal para que tengan contacto piel con piel. La idea, es que este método se realice durante el primer mes de vida del bebé, de preferencia por periodos largos de tiempo, como mínimo 12 horas al día.

Tras realizar el estudio y analizar los resultados los investigadores concluyeron que la posibilidad de supervivencia de los bebés nacidos con bajo peso aumentaba hasta en un 30% durante el primer mes, y 25% durante los primeros seis meses.

"Son pocas las intervenciones que reducen el riesgo de mortalidad en un porcentaje tan alto como un 30%. Las únicas que pueden lograr eso son las vacunas", explica el equipo detrás del estudio.

Aunque los investigadores no saben si el efecto positivo del método canguro se debe a que facilita la lactancia, o ayuda a la regulación de la temperatura corporal del bebé o a otros factores, sin duda es un método sencillo de practicar y que puede ser muy beneficioso para el bebé.

Otros beneficios del método canguro

Como lo hemos comentado anteriormente, aunque este método se recomendaba inicialmente para bebés prematuros, se practica cada vez más en todos los bebés, independientemente de la semana en la que nacieron o el peso que tuvieron al nacer.

Y es que el método canguro ha probado tener diversos y múltiples beneficios:

En el caso de los prematuros, por ejemplo, funciona como un complemento de la incubadora, además de ayudarles a disminuir el estrés y adaptarse mejor a los estímulos externos, especialmente durante las pruebas y estudios que les hacen durante el tiempo que permanecen en el hospital.

Por otro lado, practicarlo ayuda a favorecer la lactancia materna desde el nacimiento, ya que al estar pegado a la mamá más tiempo, la lactancia se vuelve más fácil y se puede hacer de manera más práctica.

Y finalmente, también favorece las relaciones entre padres e hijos, pues ayuda a que se forme un vínculo temprano entre el bebé y mamá o papá, ya que la cercanía ayuda a que se sienta seguro y tranquilo en brazos de sus padres.

Por todo esto, y porque además es una bonita forma de disfrutar los primeros días con el bebé, las familias en general deberían practicar el método canguro durante las primeras semanas o meses tras el parto.

Foto | iStock
Vía | Baby Gaga
En Bebés y más | Un nuevo estudio confirma que el contacto piel con piel mejora las tasas de lactancia materna, El contacto piel con piel es tan importante que hasta el padre y el hermano pueden contribuir a la causa

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios