Publicidad

Distocia de hombros en el parto: por qué se produce y qué consecuencias puede tener esta complicación para el bebé y la madre

Distocia de hombros en el parto: por qué se produce y qué consecuencias puede tener esta complicación para el bebé y la madre
Sin comentarios

La distocia de hombros se define como una complicación en el nacimiento que requiere de maniobras obstétricas adicionales para que los hombros del bebé salgan, tras haberse quedado encajados en la cavidad pélvica después de salir la cabeza.

Según datos de la OMS, se calcula que su incidencia es del 0,6-1,4% en bebés con un peso de entre dos kilos y medio y cuatro kilos, y del 5%-9% en bebés de más de cuatro kilos.

Te contamos por qué ocurre la distocia de hombros y qué consecuencias puede tener para el bebé y para la madre si no es manejada correctamente y a tiempo.

¿Qué es la distocia de hombros?

distocia de hombros

La distocia de hombros se presenta cuando el hombro del bebé queda trabado detrás de la pelvis materna después de la salida de la cabeza. Se considera como una de las situaciones de alto riesgo en obstetricia, y puede provocar importantes complicaciones si no se maneja correctamente.

Se trata de una situación imprevisible, pero hay ciertos factores de riesgo que deben ser tenidos en cuenta a la hora de atender el parto, pues podrían elevar las probabilidades de que el bebé sufra distocia de hombros:

Aunque el peso del bebé es un factor asociado a dicha patología, el 50% de las distocias de hombros ocurren en neonatos con un peso inferior a los 4 kg, por lo es muy difícil prevenir esta grave complicación

¿Se puede prevenir?

Tal y como acabamos de mencionar, la distocia de hombros no puede prevenirse, aunque según leemos en el protocolo de actuación elaborado por el Hospital Sant Joan de Deu y el Clinic de Barcelona, se deben seguir las siguientes recomendaciones para tratar de minimizar los riesgos:

  • Controlar el peso que la madre gana durante el embarazo
  • Las mujeres diagnosticadas de diabetes gestacional deben tener un correcto seguimiento médico
  • Ofrecer la opción de realizar una cesárea electiva en el caso de que se estime que el bebé tiene un peso superior a 5 kilos o a 4,5 kilos en madres diabéticas
  • En el caso de madres que hayan tenido partos anteriores con distocia de hombros se debe consensuar la vía de parto, y ser atendido por especialistas en medicina materno-fetal

Complicaciones asociadas

distocia de hombros

Según la Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias (SEEUE), la distocia de hombros requiere de una rápida y eficaz actuación por parte de un equipo multidisciplinario para evitar lesiones maternas y fetales, así como graves repercusiones médico-legales.

Entre las complicaciones maternas asociadas a la distocia de hombros están:

En lo que respecta al bebé, las consecuencias de una distocia de hombros no resuelta a tiempo pueden llegar a ser muy graves, presentándose:

  • Diferentes niveles de asfixia
  • Lesiones de plexo braquial transitorias (3,3-16,8%) o permanentes (0,5-1,6%)
  • Fractura de clavícula (1,7-9,5%)
  • Fractura de húmero (0,4-4,2%)
  • Encefalopatía y otros derivados de hipoxia feto-neonatal
  • Muerte neonatal

Cómo manejar la distocia de hombros, según las recomendaciones de la OMS

Tal y como hemos visto, la distocia de hombros es una emergencia obstétrica que requiere de un gran conocimiento, destreza y rapidez de actuación de los profesionales que atienden el parto. Puesto que se trata de una situación difícilmente previsible, es importante que los médicos sepan identificarla y atenderla correctamente cuando se presente.

Para ello, la OMS elaboró el documento 'Manejo de las complicaciones del embarazo y el parto: guía para obstetrices y médicos', donde ofrece pautas para atender las diferentes emergencias que pueden presentarse durante el nacimiento, entre ellas la distocia de hombros.

Así pues, en caso de presentarse distocia de hombros la OMS recomienda:

  • Ayudar a la mujer a flexionar sus piernas y llevarlas al pecho, lo más cerca que pueda (maniobra de McRoberts). Esta postura libera el sacro y aumenta el diámetro de la zona pélvica, y ayuda a resolver el 90% de los casos
  • Aplicar una tracción firme y continua hacia abajo sobre la cabeza fetal para mover el hombro que está en situación anterior debajo de la sínfisis del pubis. En ningún caso se debe realizar una tracción excesiva sobre la cabeza, pues esta práctica podría producir una lesión en los plexos braquiales
  • Aplicar presión suprapúbica con el fin de que el hombro se desencaje y penetre en la pelvis. Por sí sola, esta maniobra ayuda a resolver de un 42 a un 80% de las distocias de hombros, pero combinada con la maniobra de McRoberts se eleva notablemente la tasa de éxito.

Si a pesar de estas prácticas el hombro del bebé siguiera sin salir, habría que llevar a cabo otras medidas excepcionales e invasivas que se publican en el documento de la OMS anteriormente citado.

Lo importante, en cualquier caso, es que en el momento en que se detecte distocia de hombros los profesionales que atienden a la madre sepan actuar desde la calma pero sin tiempo que perder.

Fotos | iStock

Vía | Protocolos Obstetricia - Hospital Sant Joan de Deu y Clinic de Barcelona, 'Manejo de las complicaciones del embarazo y el parto: guía para obstetrices y médicos' (OMS)

En Bebés y Más 17 signos de alarma que vigilar en las primeras semanas de vida del bebé, ¿Cuáles son las lesiones más habituales de los bebés durante el parto?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios