Publicidad

La emotiva historia de Dulce, una niña con parálisis cerebral que aprendió a hablar con la mirada gracias a la tecnología

La emotiva historia de Dulce, una niña con parálisis cerebral que aprendió a hablar con la mirada gracias a la tecnología
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Nuestros compañeros de reportajes de Xataka se embarcaron en una emocionante misión: acompañaron a Dulce durante un año y medio en un viaje de aprendizaje y obstáculos, sin saber cómo acabaría. Son 18 meses concentrados en un magnífico documental que se estrena hoy y que queremos compartir con vosotros.

Dulce es una niña de siete años que nació con parálisis cerebral debido a complicaciones en el momento del parto. Los médicos dijeron que quedaría vegetal de por vida, pero afortunadamente no fue así. Hoy es una niña feliz que ha logrado superar su propios límites, y quien tras meses de mucho esfuerzo y trabajo, aprendió a hablar con la mirada gracias a la tecnología.

Descifrando los ojos de Dulce

dulce

Dulce no puede hablar ni controlar ninguna parte de su cuerpo, excepto sus ojos. Ellos son la puerta de entrada a su mundo y solo a través de su mirada, gestos y vocalizaciones, sus padres y quienes le rodean pueden intuir sus deseos y necesidades.

Sus padres probaron varios sistemas de comunicación hasta que conocieron una empresa española que presentaba su tecnología, y decidieron probarla. Consiste en un dispositivo llamado Irisbond que se coloca delante de la pantalla y va captando los movimiento oculares de Dulce.

Este detector de la mirada se conecta a un ordenador y su software hace el resto, traduciendo movimientos oculares a señales de introducción de información. En otras palabras, con su mirada va formando palabras y frases que luego el comunicador lee en voz alta.

Al comienzo no fue fácil, pues tuvieron que entrenar la mirada y la atención de Dulce, para saber que era consciente de lo que hacía con su mirada y que respondía correctamente a los estímulos.

El reto era aún más difícil sabiendo que, a diferencia de otros niños de seis años (como tenía entonces), Dulce no había tenido una experiencia de alfabetización previa, no había escrito con sus propias manos ni había podido tener conversaciones. Con ella se empezaba desde cero.

dulce
Dulce tiene parálisis cerebral y no puede hablar ni controlar ninguna parte de su cuerpo, excepto sus ojos. Su mirada se convirtió en su voz.

Su dulce mirada "habla"

Dulce

Dulce tiene una mirada que hace honor a su nombre. Pero además, sus ojos son fundamentales para hacerse entender y relacionarse con el mundo que le rodea.

Con el apoyo de sus educadores, Celia y Mariano, y con una buena dosis de trabajo y dedicación, Dulce pronto comenzó a utilizar pictogramas, a relacionar dibujos con conceptos y a escribir sus primeras palabras.

En septiembre de 2018 comenzó primero de primaria y en diciembre de ese año escribió su primera carta a la Reyes Magos. En el colegio también utiliza Irisbond y no necesita adaptación curricular en el aula porque su nivel cognitivo es asombroso.

Poco a poco, gracias a poder expresarse comenzó a abrirse todo un mundo de posibilidades ante sus ojos. Aunque cada avance suponía para ella un esfuerzo extra, que sin duda valdría la pena. Su evolución fue magnífica. Acabó logrando escribir frases e hilarlas perfectamente, demostrando además que tiene mucho sentido del humor.

A través de las palabras puede transmitir también su pasión por 'Frozen' y 'La Bella y la Bestia', dos películas muy significativas que hablan del súperpoder dentro de uno y que lo verdaderamente importante está en el interior de las personas si se aprende a ver.

Un final que te emocionará

Y no podía haber mejor final para la historia que Dulce haya sido capaz de transmitir con palabras una noticia que la hace muy feliz: "Mi madre tiene un bebé", dijeron sus ojos.

La historia de Dulce es una historia muy bonita y emotiva que esperamos que disfrutéis tanto como nosotros. Queremos dar la enhorabuena al equipo de reportajes de Xataka, que ha hecho un gran trabajo acompañando la evolución de la niña a lo largo de 18 apasionantes meses. Dulce, por su parte, espera que su experiencia pueda ayudar a otros niños como ella.

Encantados de conocerte, Dulce.

En Xataka | 18 meses descifrando los ojos de Dulce
En Bebés y más | Indemnizan con 4,2 millones de euros a una niña que sufrió parálisis cerebral por negligencia en el parto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios