Publicidad

Diabetes de tipo 2 en niños: conviene actuar ante cualquier signo de sospecha

Diabetes de tipo 2 en niños: conviene actuar ante cualquier signo de sospecha
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Como comentábamos la semana pasada, y ya habíamos hecho anteriormente, están aumentando en población infantil y joven, las tasas de incidencia de la diabetes de tipo 2, una enfermedad hasta ahora relacionada con adultos. Su aparición suele producirse a causa de malos hábitos que también se relacionan con el sobrepeso y la obesidad.

Explicábamos muy brevemente en que consiste, pero hoy me gustaría detenerme un poco en los síntomas, porque pienso que este tipo de ampliaciones pueden ser de utilidad para conocer la enfermedad.

Como sabéis, la diabetes está relacionada con el uso de la glucosa por parte del cuerpo, este nutriente está considerado como la mayor fuente de energía, y proviene - como es lógico - de los alimentos ingeridos. Cuando el nivel de glucosa sube en sangre (tras comer), el páncreas segrega insulina y la vierte a la sangre, proceso que no ocurre en personas diabéticas, y es lo que conocemos como resistencia a la insulina.

¿Qué ocurre con la insulina en el flujo sanguíneo?, pues tan importante es que que permite que las células accedan a la glucosa, de forma que los niveles en sangre de glucosa aumentan escandalosamente, y al mismo tiempo se ve dificultada la función energética a la que se asocia.

Como hemos aclarado en ocasiones, la diabetes de tipo dos (hace unos años era conocida como diabetes no dependiente de insulina) no imposibilita la producción de insulina, pero el cuerpo de la persona afectada no responde a ella como se esperaría. Así que la glucosa sigue sin tener capacidad para llegar al interior de las células.

En ocasiones también sucede que el páncreas se agota, e incluso llega a resentirse seriamente, porque produce incesantemente insulina, que igualmente no cumple su cometido

Para prevenir la diabetes de tipo dos, es preciso proponerse un cambio en los hábitos alimenticios y de actividad física. Ambos factores son difíciles de cambiar en la práctica (y según nuestro ritmo de vida diario). Porque comer saludable a veces implica pasar tiempo en la cocina, y aunque sea gratificante, no siempre tenemos tiempo, así que se recurre a alimentos insanos de fácil adquisición por precio y disponibilidad; o a procesados, con poca - o poquísima fibra -.

Y en lo tocante al ejercicio físico: los niños van en coche a la escuela, y regresan en coche, hay quien apenas anda, y si nos pensamos que las dos o tres horas semanales de ejercicio físico son suficientes, os tengo que decir que no, desde luego.

¿Como saber si un niño tiene diabetes de tipo 2?

Como es de esperar, ante niveles elevados de glucosa en sangre se debería sospechar, pero normalmente los padres no nos dedicamos a ir midiendo estos niveles en niños que en apariencia están sanos (y el concepto de salud aquí se debería matizar mucho).

Por eso en Kids Health (al pie está el enlace) nos echan una mano, y nos advierten de que “los síntomas de diabetes de tipo 2 podrían tardar en desarrollarse (es decir puede existir la enfermedad de forma asintomática temporalmente), y no siempre son evidentes".

Pero eso sí, todas las personas que desarrollan resistencia a la insulina, o diabetes de tipo 2, muestran estos signos de advertencia:

  • Orinar con frecuencia (la glucosa sobrante se elimina mientras puede por la orina) y abundantemente.

  • Consumir muchos líquidos, para compensar la pérdida por la orina.

  • Cansancio, porque la glucosa no se transforma en energía.

Si tuviéramos dudas, deberíamos acudir al pediatra lo antes posible, quien probablemente tras realizar algunas pruebas, nos remitira a un endocrino

Además a veces se observa piel engrosada y oscura alrededor del cuello, o en las axilas, dedos del pie, codos y rodillas, es lo que se conoce como acantosis nigricans.

Una enfermedad con muchos riesgos

No es decir: tiene diabetes, nos ponemos en tratamiento. Eso por supuesto, que se deben seguir las pautas del especialista. Pero es que al adquirir diabetes, se corre el riesgo de desarrollar hipertensión, niveles anormales de grasa en sangre; y las niñas podrían tener problemas en su menstruación durante la adolescencia, por ovarios poliquísticos; además de que es frecuente un crecimiento excesivo del vello.

Vivir con diabetes es todo un reto, y no se debe ahorrar en esfuerzos para intentar normalizar la vida de los enfermos. Pero al mismo tiempo se debe controlar el peso, los niveles de azúcar en sangre, y recibir insulina.

Los hábitos saludables también sirve para mejorar la calidad de vida, porque el ejercicio ayuda a que el organismo responda a la insulina, y además quema calorías. Una alimentación saludable rica en fibra, también controlará un posible exceso de glucosa.

En cualquier caso no nos la podemos jugar, y como he indicado más arriba, ante una sospecha se debe actuar para no agravar las complicaciones de la enfermedad.

Imagen | amira_a
Más información | Kids Health, Medline Plus, American Diabetes Association
En Peques y Más | Alimentación saludable para prevenir la diabetes de tipo 2: empieza por el desayuno, Se relaciona el consumo de bebidas azucaradas con las posibilidades de desarrollar diabetes de tipo 2, Si tus hijos desayunan habitualmente tienen bajo riesgo de desarrollar diabetes, ¿Qué hacemos con nuestros hijos y el consumo de azúcar?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir