Compartir
Publicidad
Publicidad

Cambiar los hábitos nutricionales de los niños de toda una ciudad es posible

Cambiar los hábitos nutricionales de los niños de toda una ciudad es posible
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Una prueba piloto sobre la alimentación infantil nos muestra lo importante que es implicar a los niños de una manera directa, pero también la importancia de la colaboración en todos los niveles, en el hogar, en el barrio, en la ciudad, etc. Es posible cambiar los hábitos nutricionales de los niños de toda una ciudad

Investigadores de la escuela de nutrición Tufts University de Boston, diseñaron un plan en el que los niños de toda una ciudad debían votar por las verduras que más les gustaban, tras la selección, los comedores escolares y diversos restaurantes las incorporaron en sus menús. La idea era trabajar en conjunto para lograr frenar el creciente aumento de peso de la población infantil de Somerville (Massachussets).

La información que proporcionan en Reuters es un tanto sorprendente, tuvieron que acondicionar los comedores escolares para poder cocinar alimentos frescos, ya que sólo disponían de hornos para calentar comidas preparadas, con esta situación, no es extraño que el sobrepeso estuviera presente. En esta ciudad la fruta y la verdura tomaron la relevancia que se merece y se encontró presente durante todo el año, todo tipo de actividades en torno a los hábitos alimentarios saludables y la implicación de padres, profesores y en general, la ciudad al completo, ha propiciado que los niños reduzcan el aumento de peso y éste sea acorde a su desarrollo y crecimiento.

Los padres recibían diversas recetas ideales para seducir el paladar de los niños, incluso vales descuento para comprar alimentos saludables. Los profesores incorporaban en sus clases lecciones encaminadas a sembrar la semilla de los hábitos saludables en los niños y los restaurantes también incluían menús sanos destinados a los niños.

Hay que decir que diversos programas de ejercicios físicos estuvieron presentes durante todo el experimento, caminatas, bailes, etc.

Esto demuestra que querer es poder y que todo un conjunto de personas trabajando coordinadamente y con una misma finalidad, pueden lograr cambiar las cosas, en este caso los hábitos alimenticios de los niños.

Más información | Reuters Más información | Tufts University

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos