Repuntan los casos de bronquiolitis y otros virus respiratorios en plena primavera

Repuntan los casos de bronquiolitis y otros virus respiratorios en plena primavera
Sin comentarios

Este invierno comentábamos que debido a las medidas higiénicas por la pandemia de coronavirus, la bronquiolitis prácticamente había desaparecido. Un claro contraste frente a años anteriores, cuando muchos niños se contagiaban con el virus que provoca esta enfermedad, principal causa de ingresos hospitalarios en niños menores de dos años.

Sin embargo, cuando parecía que ya no volverían hasta el próximo invierno, está habiendo un repunte de casos en plena primavera. En las últimas semanas, los pediatras en atención primaria, urgencias y servicios hospitalarios están viendo un aumento progresivo de niños con patologías respiratorias diferentes al Covid-19, como bronquiolitis, laringitis, neumonía y otras infecciones respiratorias.

Repunte de bronquiolitis y otros virus respiratorios

La bronquiolitis es una enfermedad producida por una infección de las vías respiratorias producida por el virus respiratorio sincitial (VRS), un virus común y muy contagioso que provoca entre el 60 al 80 por ciento de las infecciones respiratorias graves en bebés. Se cree que el 40 por ciento de los niños sufrirá un episodio de bronquiolitis antes del primer año de vida.

Medidas como el uso de mascarilla, la distancia social y el lavado de manos, sumado a los confinamientos por el Covid-19, provocó que no hubiera ni rastro de infecciones por virus respiratorios.

¿A qué se debe este repunte?

Que la bronquiolitis y otros virus respiratorios están volviendo a aparecer en meses primaverales como mayo o junio, podría deberse a tres factores, según los expertos.

La primera es que al circular menos el coronavirus como virus predominante, hacen acto de presencia otros virus. “Cuando hay un virus muy importante, con mucha virulencia, desplaza a los demás y no los deja tener impacto en salud”, explica la Dra. Teresa Cenarro, en el Centro de Salud Sagasta-Ruiseñores de Zaragoza en una entrevista en iSanidad.

La segunda, que muchos niños pequeños no han estado escolarizados en invierno, reduciendo así el riesgo de contagio. Y la tercera, a un relajamiento de las medidas de prevención de contagio. “Hay menos casos porque hay menos transmisión, pero los virus no han desaparecido. Cuando se relajan medidas como el lavado de manos, vuelven a aparecer y a transmitirse”, señala la experta.

De todos modos, no se espera una epidemia como las que suelen darse en los meses de invierno, dado que este no es su clima habitual. Pero si tu hijo, especialmente si es menor de dos años, presenta síntomas como sibilancias o dificultad para respirar, consulta con el pediatra.

En Bebés y más | Prevenir la bronquiolitis: haz que se laven siempre las manos antes de tocar al recién nacido

Temas
Inicio