Publicidad

Una profesora portea al bebé de una alumna, pero además da a sus estudiantes una valiosa lección de vida

Una profesora portea al bebé de una alumna, pero además da a sus estudiantes una valiosa lección de vida
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Todos sabemos que para muchos profesores, su trabajo y el apoyo que dan a sus alumnos va mucho más allá de solamente impartir clase. En Bebés y más hemos compartido algunas historias de profesores que apoyaron a estudiantes con hijos, ya sea animándolos a llevarlos a clase cuando no tenían niñera o incluso sosteniéndolos en brazos para que sus padres pudieran tomar apuntes.

El caso más reciente, es el de una profesora en Georgia, Estados Unidos, quien no solamente porteó al bebé de una alumna para que pudiera tomar notas, sino que además le ayudó a explicar la clase y al mismo tiempo, dar una lección de vida a sus estudiantes.

Ramata Sissoko Cisse es una profesora de biología, anatomía y fisiología en la universidad Georgia Gwinnett, que recientemente había programado una clase muy importante con duración de tres horas, en las que hablaría acerca del sistema integumentario (el sistema que está formado por la piel, cabello, uñas y glándulas).

Sus estudiantes sabían que era una clase muy importante para su preparación académica, por lo que no debían perdérsela, sin embargo, una de sus alumnas no logró encontrar una niñera que le cuidara a su bebé para que ella pudiera asistir a la clase.

La madre, que decidió no revelar su nombre y permanecer anónima, llamó una noche antes a su profesora para explicarle lo sucedido, a lo cual ella le respondió que no había problema en que llevara a su bebé a la clase. En entrevista para CNN, la profesora comentó: "Que ella confiara en mí me hizo sentir que debía ayudarla. Es mi responsabilidad moral".

Cuando llegó el momento de la clase, el bebé no dejaba de moverse, y a la madre le costaba mucho sostenerlo y tomar apuntes al mismo tiempo. Como deseaba que su alumna pudiera enfocarse en el importante tema que estaba enseñando, la profesora decidió intervenir y le dijo a la madre que ella podía sostenerlo mientras explicaba la clase.

Sin embargo, se le dificultaba continuar haciendo anotaciones en el pizarrón y sostener al bebé, por lo que decidió improvisar y con ayuda de una bata de laboratorio, colocó al bebé en su espalda continuó dando la clase mientras lo porteaba. El bebé rápidamente se durmió y la clase transcurrió de forma normal.

Pero la labor de la profesora no llegó hasta ahí. De hecho, la presencia del bebé resultó ser útil para la clase que estaban tomando, pues con él como modelo, pudo explicar a sus alumnos algunos conceptos relacionados con el sistema nervioso, el funcionamiento del cerebro y el metabolismo.

Por ejemplo, cuando uno de sus estudiantes le explicó por qué el bebé había logrado dormirse tan pronto, la profesora explicó que se debía a que se sentía cómodo y calientito gracias a la cercanía de la temperatura corporal de ella, lo que le ayudaba a sentirse más relajado.

Después, cuando el bebé tuvo hambre pero el biberón que llevaba la madre estaba frío, la profesora les explicó a sus alumnos cómo funciona el metabolismo:

"La madre me dio la leche, pero estaba algo frío. Así que le dije que la tibiara un poco, para que fuera similar a la temperatura corporal de él. Ellos me preguntaron, '¿Por qué debe estar tibia?', y les dije que debía ser de su misma temperatura corporal, para que cuando beba la leche, no gaste demasiada energía en calentarla. La energía es importante. El bebé necesita crecer. La toma, el anabolismo y la ruptura, el catabolismo, de los nutrientes que ingresan a su cuerpo."

La profesora comenta que incluso pudo hablar de la habilidad del sistema nervioso para recordar, especialmente en el caso del cerebro de los bebés: "Les dije, todo lo que les estoy diciendo ahora, él puede escucharlo. Quizás no entienda lo que digo, pero un día crecerá y pensará '¡Esto lo he escuchado antes!'".

La profesora, además de ser experta en biología, es madre de tres hijos, una de los cuales fue quien publicó en su cuenta de Twitter la fotografía que ahora se ha hecho viral y que tomó otro de sus estudiantes. Al igual que su alumna, ella crió a sus hijos al mismo tiempo que estudiaba la universidad.

La alumna le escribió después de clase para agradecerle, y ella le respondió que siempre estaría para apoyarla, a lo cual la alumna le contestó "Lo sé". Para la profesora, eso va mucho más allá de un simple agradecimiento, pues muchos de sus alumnos se convertirán en enfermeras o doctores, y además de su educación académica, prepararlos para la vida es parte de su misión como profesora: "El amor y la compasión son parte de mi filosofía dentro del salón de clases", explica.

Para ella, la educación es algo que siempre debe ser accesible para todos, y además de su labor como profesora, tiene una organización sin fines de lucro llamada Gourma-Himi en la que patrocina a niños para la escuela en Mali, y para la cual se puede donar a través de GoFundMe.

Ella espera poder inculcar esas habilidades con momentos como ese, en el que sostuvo a la bebé de su alumna durante la clase, para que sus estudiantes entiendan que un buen proveedor de salud es más que solamente estudiar lo que viene en los libros.

Foto | Twitter
Vía | NPR

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir