Compartir
Publicidad
Publicidad
El colecho y la lactancia están tan relacionados entre sí que pronto hablaremos de "breastsleeping"
Lactancia

El colecho y la lactancia están tan relacionados entre sí que pronto hablaremos de "breastsleeping"

Publicidad
Publicidad

Desde hace unos años, el acto milenario de dormir con el bebé en el mismo lecho recibe el nombre de co-sleeping, que en castellano traducimos como colecho, que es una palabra que no existe en realidad pero que se usa tan a menudo que todos la entendemos ya como el dormir con el bebé en la misma cama o espacio.

Ahora unos investigadores, con décadas de experiencia en el estudio del colecho y la lactancia materna, y viendo que son dos sucesos íntimamente relacionados, han decidido bautizar dicha conjunción como "breastsleeping", una mezcla de "breastfeeding" (alimentación con pecho) y "co-sleeping" (colecho). ¿La razón? Tratar de dar nombre a algo que muchos padres hacen y en respuesta a la campaña "Safe to Sleep", que debía lograr que los bebés durmieran de manera más segura y está consiguiendo lo contrario.

Los padres del "breastsleeping"

Hablamos de James McKenna y Lee Gettler. El segundo es poco conocido, pero del primero hemos hablado aquí en Bebés y más en varias ocasiones, una de ellas por ser el autor del libro "Dormir con tu bebé: Una guía para padres sobre el colecho", plagado de estudios y documentación científica que explica por qué el colecho es seguro y por qué es, además, recomendable.

Ahora quieren ir un poco más allá y resumir, y de paso normalizar, el término "madre lactante que duerme con su bebé" por ese "breastsleeping" de difícil traducción al castellano: ¿lactalecho? ¿amamalecho? (mejor no sigo...).

Y digo normalizar porque sostienen que no solo es algo útil, sino también recomendable. Según comentan, las madres que hacen breastsleeping gestionan mejor la producción de leche, porque el bebé mama más, duermen más (muy útil si trabajan), tienen más probabilidades de tener una relación más estrecha con su bebé (por aquello de estar en contacto más tiempo) y adquieren más confianza en el cuidado del bebé.

La campaña "Safe to Sleep"

Desde hace años, la campaña Safe to Sleep trata de prevenir el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante con información para los padres que ayude a disminuir el riesgo de que un bebé lo padezca. En esa información se explica que el lugar más seguro para dormir con un bebé es una cuna al lado de la cama de los padres, incluso pegadas, pero nunca la misma superficie.

Aunque también se dice que deberían evitarse los sofás y otras superficies, la gente está huyendo del colecho porque le están cogiendo miedo y están durmiendo con sus bebés en sofás, sillas mecedoras y sillones reclinables. Todo con tal de no colechar con el bebé y todo bastante más peligroso que hacerlo.

Ante esta situación, y temiendo que además se estén poniendo trabas a la lactancia porque los bebés que duermen separados de los padres tienden a mamar menos tiempo, estos dos investigadores, que cuentan con más de 25 años de trabajo sobre este tema a sus espaldas, defienden el colecho y la lactancia como un solo acto. Un acto que ayuda a los niños a alimentarse más y a desarrollarse mejor, tanto por aquello que le nutre (la leche materna) como por aquello que le provoca seguridad, paz y unos niveles bajos de cortisol, que es la hormona del estrés (el contacto con la madre).

Dormir con el bebé es una práctica segura, si se hace bien

Istock 000054774248 Small

Si se tienen en cuenta las prácticas que se deben evitar: tabaco, alcohol, tomar otras drogas o medicamentos y algunas cosas más, el colecho es una práctica bastante segura con los bebés recién nacidos y positiva ante el SMSL a partir de los tres meses. Esto es, al menos, lo que se desprende de una revisión en la que se analizaron los datos de dos estudios sobre colecho y muerte súbita, al aislar las variables de riesgo. Es decir, muchas veces se publican estudios que dicen que dormir con el bebé es peligrosísimo porque puede provocar la muerte de los bebés. Y es cierto, si no se hacen las cosas bien. Pero si se tienen en cuenta los consejos que os acabo de dejar, entonces el riesgo no es mayor que durmiendo en una cuna solo, y a partir de los 3 meses se considera, además, beneficioso: la lactancia materna protege ante la muerte súbita y el colecho también, porque los niños que duermen con sus padres tienen un patrón de sueño más natural y más seguro, que se caracteriza por ser más ligero, con más despertares y más tomas. Al no tener un sueño tan profundo, el riesgo de SMSL es menor.

La revisión que comento analizó los datos de 400 niños que padecieron muerte súbita y se compararon con 1386 niños como muestra de control. Vieron que en el momento de la muerte el 36% de los niños del grupo de SMSL estaban durmiendo con los padres, frente al 15% de los del grupo de control. Visto así parece que la culpa es del colecho, pero entonces empezaron a deshojar la margarita (eliminar las variables de riesgo) y vieron que:

  • Las probabilidades de SMSL en los bebés que duermen con sus padres en un sofá o al lado de un padre que consuma más de dos unidades de alcohol son mucho (pero mucho) más altas que en los casos en que esto no sucedía (Odds Ratio de 18,3, cuando un Odds Ratio de 1 diría que el riesgo no aumenta, que es el mismo).
  • Si dormían al lado de alguien que fumaba y tenían menos de 3 meses las probabilidades de SMSL eran también mayores (OR de 8,9), aunque ese riesgo era mucho menor en los mayores de 3 meses (OR de 1,4).
  • Si los padres dormían con el bebé en ausencia de estas prácticas el riesgo de muerte súbita no era mayor que los que dormían en su cuna (OR de 1,1, que se considera no significativo), aunque esto habría que dividirlo por edades: los menores de 3 meses tenían algo más de riesgo (OR de 1,6) y los mayores de 3 meses mucho menos (OR de 0,1), confirmándose que a partir de los 3 meses el colecho es una práctica muy recomendable.
  • El uso del chupete era un protector ante la muerte súbita solo en los bebés que dormían con sus padres y dormir en posición prono (boca abajo) solo era más peligroso si los bebés dormían solos.

¿Qué hacer ante estos datos?

Relajarte. Tranquilizarte si tu bebé no consiente dormir apartado y te das cuenta de que como mejor dormís todos es cerquita, y practicar el "breastsleeping", para que la lactancia se establezca mejor, dure más tiempo y disfrutes del contacto con tu bebé. Tanto si es menor de 3 meses, como si es más mayor, evitar todo hábito que resulte negativo para los bebés, tanto el padre como la madre: tabaco, alcohol, medicación que cause somnolencia, drogas, etc., y si es menor de 3 meses, y teniendo en cuenta que el riesgo sí aumentaba un poco, hacer uso de una cuna colecho o cuna adosada que permita una mínima separación con los padres (viene a ser lo que recomienda la AEP). Una vez pasados los 3 meses, dado que el colecho es protector de la muerte súbita, disfrutar de ello si madre y bebé estáis de acuerdo.

Más información | Universidad de Notre Dame, Acta Pediatrica
Fotos | iStock
En Bebés y más | Dormir lejos del bebé disminuye la producción de leche materna, Dormir en el sofá y muerte súbita del bebé: un nuevo estudio confirma la relación, Colecho con el bebé: por qué dormir juntos es beneficioso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos