Compartir
Publicidad

Los niños tardan unos 90 minutos en preguntar "cuánto falta" en el coche

Los niños tardan unos 90 minutos en preguntar "cuánto falta" en el coche
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Coche cargado, niños atados. Ponemos primera y comenzamos el viaje rumbo a las tan ansiadas vacaciones familiares. Sabemos que en algún momento nuestros retoños harán la pregunta del millón, es sólo cuestión de tiempo...

¿Sabéis cuánto tardan los niños en preguntar "cuánto falta" cuando vamos en coche? Un estudio lo ha comprobado: los niños tardan unos 90 minutos en preguntarlo. Concretamente, un poco menos, una media de una hora y 27 minutos. ¿Os parece demasiado? A mi sí.

Es un hecho tan universal que se ha hecho un estudio al respecto. Según una encuesta realizada por Enterprise-Rent-A-Car a 4.500 padres y madres de Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania y España esa es la media, pero luego cada país tiene resultados diferentes.

Los niños más ansiosos son los niños franceses y alemanes. El 46% y el 48%, respectivamente, formulan la pregunta durante la primera media hora de viaje, mientras que en Reino Unido, Irlanda y España, se produce durante la primera hora de viaje en más de la mitad de los casos.

Pero hay casos extraños de niños que nunca hacen esa pregunta cuando van en el coche. Un 12%. Y eso es lo que baja la media, pero vamos, que la mayoría de los niños aguanta, como mucho, una hora antes de mostrar su deseo de querer bajar del coche. Uno de cada 14 niños apenas deja pasar 15 minutos.

Por el contrario, un 8% de los niños se lo toma con mucha calma. Tardan 3 horas hasta preguntar a sus padres "cuánto falta".

"Se portan mal"

En términos generales, un 12% de los padres que han participado en el estudio considera que sus hijos "se portan mal" durante los viajes en coche. En el caso de los españoles, el porcentaje se eleva al 21%.

Hombre, son niños. Es normal que se aburran de estar tantas horas sentados en el coche. Por eso, en lugar de regañarles y hacer del viaje un infierno, tenemos que intentar hacerlo divertido y aprovechar ese tiempo para compartirlo en familia. Os sugiero algunos juegos sencillos que podéis poner en práctica en viajes largos para hacerlos más entretenidos.

Juegos de viaje sencillos

  • Adivinanzas. Desde las más simples, como el “oro parece, plata no es” hasta verdaderos enigmas para la inteligencia del ser humano, las adivinanzas constituyen el juego ancestral por excelencia. Resultan ideales para hacer pasar el tiempo ya que cuanto más elaboradas sean, más minutos tardan en resolverse, aunque un exceso de dificultad puede convertir el pasatiempos en una experiencia frustrante que motivará que el niño abandone el juego.

  • Veo-veo. Divertimento adivinatorio popularizado por la canción homónima de Teresa Rabal que se juega a modo de diálogo: “Veo, veo. ¿Qué ves? Una cosita… ¿Y qué cosita es? Empieza por la letra… A”. Y aquí el interlocutor tiene que exprimir su imaginación pensando en objetos visibles cuyos nombres comiencen por esa letra. El juego tiene una variante cromática, el llamado “color-color”, que sustituye la pista de la letra inicial por el color del objeto buscado.

  • Contar elementos. Si para dormir existe el mito de contar ovejitas, para viajar no hay nada como contar elementos de un mismo color. Por ejemplo, “coches de color rojo”. Aumentará la dificultad del reto el hecho de seleccionar colores difíciles de encontrar, pero excediéndonos con ese parámetro quizá el niño lo deje por imposible, ya que no hay nada más aburrido que buscar coches lilas con topos verdes cuando sabemos que no vamos a encontrar ninguno.

  • Contar chistes puede ser estimulante para los niños más creciditos, aunque normalmente dará para poco a menos que todos los que viajamos en el coche seamos grandes humoristas; de todas formas, puede emplearse como un recurso de urgencia entre otros juegos. Cantar canciones puede resultar divertido hasta cierto punto, aunque para evitar posibles incomodidades para el resto de los ocupantes de ese espacio cerrado que es el habitáculo de un coche, conviene reservar este recurso como intermedio entre el resto de actividades.

Vía | Europa Press
En Bebés y más | Lo que tardan los niños en aburrirse en el coche: 27 minutos, Cómo ir en coche desde pequeños y disfrutarlo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio