Compartir
Publicidad
Publicidad

Tipos de vínculo con nuestros hijos

Tipos de vínculo con nuestros hijos
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el bebé con sus padres o cuidadores según el tipo de relación que se establezca entre ellos. El psicólogo John Bowlby formuló la Teoría del apego. Bowlby contó como colaboradora en alguno de sus trabajos de investigación con Mary Ainsworth, que definió tres tipos de vínculo.

La doctora Ainsworth desarrolló un proceso, llamado el procedimiento de la Situación-Extraña, para examinar la naturaleza del apego en los niños. Mediante este experimento la madre y el niño son observados en una secuencia de situaciones que alejaban a la madre y se acercaba una persona extraña.

Las conductas del niño en cada una de estas situaciones era observada y evaluada, y según sus reacciones se puede hablar de varios tipos de vínculo: el vínculo seguro, el vínculo inseguro (evasivo o resistente) y el vínculo ansioso.

  • El vínculo seguro. Los cuidadores son la base de seguridad cuando están angustiados. Tienen cuidadores sensibles a sus necesidades, y por eso tienen confianza en que sus figuras de apego estarán disponibles y responderán y les ayudarán en la adversidad. Predomina la confianza, a pesar de las dudas y el malestar. Los bebés que muestran un vínculo seguro al año de edad son, en etapas posteriores, más cooperadores y expresan afectos más positivos y comportamientos menos agresivos y de evitación hacia la madre y otros adultos menos conocidos, que los bebés que muestran vínculos inseguros. También se muestran posteriormente más competentes y compasivos en la interacción con los padres.
  • El vínculo inseguro, que puede ser evasivo o resistente. Aparente desinterés y desapego a la presencia de los cuidadores durante los periodos de angustia, que son pocos: el niño muestra poca angustia por la separación. Tienen poca confianza en que serán ayudados, inseguridad hacia los demás, miedo a la intimidad. Prefieren mantenerse distanciados de los otros, y no se acercan a la madre. La confianza en el vínculo se ha perdido o no se ha podido establecer de forma óptima. El niño ignora a la madre o figura cuidadora principal cuando está presente.
  • El vínculo ansioso-ambivalente (desorientado), que también entraría en la inseguridad. Responde a la separación con angustia intensa y mezcla comportamientos de apego con expresiones de protesta, enojo y resistencia. Debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales de sus cuidadores, estos niños no tienen expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de sus cuidadores. Cuando la madre regresa no se acerca a ella y se muestra confuso y desorientado.

Según Ainsworth, si los vínculos primarios eran inseguros, habría dificultad en la expresión y el control apropiado de la sexualidad y la agresión. Y aunque estas premisas han sido puestas en duda porque pueden considerarse demasiado determinantes y fatalistas, lo cierto es que, según los casos, sí puede haber ciertas repercusiones.

Sabemos que el vínculo entre padres e hijos es clave para la autoestima, y los niños con apego seguro son los que en realidad mejor saben separarse de sus padres y relacionarse con otras personas, ya que saben que en situación de necesidad sus padres están ahí y acudirán a su llamada, en su ayuda.

La naturaleza de nuestros primeros vínculos puede influir en mayor o menor medida en nuestra vida posterior, no sólo en nuestras relaciones futuras, sino también en el desarrollo de conductas como el juego y la exploración.

Es natural que el bebé tenga tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente.

De nosotros depende el tipo de vínculo que desarrollemos con nuestros bebés, y desde el momento en que nacen podemos aproximarnos a ellos, conociéndolos, descubriéndolos, atendiéndolos y entendiéndolos cada vez más, aun cuando las fuerzas y la confianza en nosotros mismos fallen.

Vía | Diario de una mamá pediatra
Más información | Childtrauma
Foto | Flickr (aussiegall)
En Bebés y más | Estar en brazos es la Felicidad, Fomentar en el niño la autoestima constructiva, no la destructiva, La ausencia de vínculo de la madre con su propio bebé, Vídeos sobre cómo fortalecer el vínculo con el bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos