Reptar, un paso anterior al gateo que aporta muchos beneficios al bebé
Desarrollo

Reptar, un paso anterior al gateo que aporta muchos beneficios al bebé

Uno de los hitos que más nos suelen sorprender cuando aparece, es el reptar, acción que suele realizar sobre los siete meses. Para el bebé supone su primera forma de desplazamiento independiente, así que no es solo un logro de sus funciones motoras: también abre ante sí un universo para descubrir totalmente autónoma. Hoy os contamos cuáles son los beneficios que trae a nuestro pequeño este gran momento en su desarrollo.

Refuerza sus habilidades motoras

Cuando los bebés empiezan a reptar, aprenden a moverse y se hacen conscientes de la fuerza de sus extremidades con tal rapidez, que en pocos días es posible ver como avanzan a una velocidad trepidante. Incluso puede que esta etapa dure muy poco y pase al gateo en cuestión de semanas.

Aumenta su seguridad

Cuando el bebé empieza a reptar, enseguida se da cuenta que tiene fuerza, que la casa es un lugar seguro (obviamente no son conscientes del peligro que suponen unas escaleras o un enchufe, por ejemplo), y que hay retos que puede alcanzar con algo de perseverancia. También le hace consciente de su autonomía y de todas las posibilidades que tiene a través del movimiento.

Aumenta su curiosidad

Reptar

El ejercicio que supone reptar ayuda a fortalecer tanto su espalda como su cuello y sus extremidades. Es una gran forma de preparar su cuerpo para el gateo y para dar sus primeros pasos, ya que se trata de un ejercicio intenso (mucho más del que supone caminar), así que a través de estos movimientos, el bebé mejorará muchísimo el tono muscular y con él, su capacidad de mantener el equilibrio.


Mejora su percepción del espacio

Moverse de forma autónoma estimula su visión y la percepción de su entorno incluso por los estímulos que suponen las superficies que descubrirá a través del roce de su barriga o de sus brazos.

Fortalece su columna y sus músculos

El ejercicio que supone reptar ayuda a fortalecer tanto su espalda como su cuello y sus extremidades. Es una gran forma de preparar su cuerpo para el gateo y para caminar, ya que es un ejercicio intenso (mucho más del que supone caminar), así que a través de estos moviemientos, el bebé mejorará muchísimo el tono muscular y con él, su capacidad de mantener el equilibrio.

Supone un gran avance en su desarrollo cerebral

Reptar involucra muchas funciones a nivel psíquico y físico, ya que aprende a coordinar los movimientos de su cuerpo a través de sus extremidades y su espalda. Este hecho estimula el desarrollo de los dos hemisferios cerebrales involucrados en el movimiento del cuerpo en conjunto.

También le ofrece la posibilidad de experimentar nuevas sensaciones que le ayudan a desarrollar su capacidad de observación y su inteligencia. También aprende a sortear obstáculos y le ofrece las primeras experiencias sobre los riesgos que pueden tener ciertos objetos.

Es importante tener en cuenta que no todos los bebés reptan (algunos empiezan a gatear y otros directamente a dar sus primeros pasos), así que no debemos forzarle. Simplemente debemos facilitar las cosas para motivarle y que lo haga por sí mismo: ponerle en una manta de juegos, algunos juguetes de colores vivos o con movimiento esparcidos por el salón y un ambiente abierto, puede hacer que el bebé quiera alcanzarlos y le lleve a dar su primer paso hacia la autonomía.

En Bebés y Más | Por qué es bueno que el bebé pase un tiempo boca abajo durante el día

Imagen | freepik

Temas
Inicio