¿Cuándo se da la vuelta el bebé?
Desarrollo

¿Cuándo se da la vuelta el bebé?

Uno de los hitos más importantes del bebé es el momento en el que se da la vuelta solo. No solo es un acto que nos asombra a los padres: se trata de uno de los movimientos más significativos en su desarrollo psicomotor. Por eso nos suele generar muchas preguntas: ¿Cuándo ocurre? ¿Puedo ayudarle de alguna forma? ¿Cuándo debería consultar con el pediatra?

El bebé se da la vuelta por si solo cuando su cerebro, sus músculos y su cuerpo están preparados para ello. Eso suele ocurrir entre los cinco y los ocho meses, aunque estos plazos son orientativos (más si se trata de un bebé prematuro).

Como todos los avances en el desarrollo del bebé, este necesita de un proceso previo que puede ocurrir de forma lenta: generalmente inicia al tratar de alcanzar algo que le llama la atención y descubre que puede girarse y al hacerlo probablemente quede de medio lado. En ese momento seguramente no podrá volver a "su sitio", pero a través de la práctica, que básicamente consiste en girarse sobre sí mismo y de hacerse consciente de su cuerpo y de su fuerza, lo terminará por hacer. A veces ocurre más rápido de lo que pensamos, así que es una época en la que es recomendable no dejarles solos sobre una cama y mucho menos sobre un cambiador.

¿Por qué es tan importante que el bebé se de la vuelta?

Darse La Vuelta

El darse la vuelta supone el inicio de su desplazamiento de forma autónoma, un gran avance en su tono muscular, un aumento de la fuerza en cuello y una mejora espectacular de la coordinación de su cuerpo.

A nivel cognitivo marca el inicio de un importante proceso de aprendizaje, ya que empieza a percibir su entorno desde otra perspectiva, con todo lo que ello genera a nivel visual.

¿Cómo podemos ayudar al bebé?

  • Una vez que es capaz de sostener la cabeza por sí mismo, los expertos recomiendan que el bebé pase unos minutos al día boca abajo sobre su barriga para que empiece a explorar el mundo desde otra posición. Puedes  empezar poco a poco, sin forzar y respetando siempre los ritmos y deseos  de tu bebé. Si ves que no está receptivo o protesta, mejor dejarlo para  otro día.
  • Es recomendable hacer ejercicios de estimulación temprana para fortalecer los músculos del cuello y de la espada. Por ejemplo, estando boca arriba, cogerle de las manos y levantarle un poco hasta que este sentado, devolviéndole lentamente a su posición inicial.
  • Otra cosa que debemos tener en cuenta es que el suelo es el mejor sitio para dejar el bebé: además del peligro que representa el estar a una altura considerable cuando ya ha empezado a girarse, el suelo le supone la libertad de movimiento y un sinfín de estímulos. En nuesto caso poníamos una malta acolchada sobre una alfombra, de tal forma que tenían amortiguación para girarse o para apoyar la cabeza cuando estaban boca abajo.
  • A pesar de que los bebés tienen su propio ritmo madurativo y no debemos apurar los procesos por los que debe pasar, en caso de que notes que al bebé le cuesta mantener la cabeza levantada cuando está boca abajo y tiene más de seis meses, es recomendable consultar con el pediatra. Mi hija fue un bebé prematuro y necesitó un par de sesiones en atención temprana, en donde nos enseñaron algunos ejercicios de estimulación para ayudarle.

En Bebés y Más | Reptar, un paso anterior al gateo que aporta muchos beneficios al bebé

Imagen | user18526052

Temas
Inicio