Publicidad

Cuando mamá está feliz, las ondas cerebrales de ella y su bebé se sincronizan, aportando grandes beneficios para ambos

Cuando mamá está feliz, las ondas cerebrales de ella y su bebé se sincronizan, aportando grandes beneficios para ambos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

No hay duda que el vínculo entre madres y bebés es uno que comienza desde el primer momento que pasan juntos, y que va creciendo cada día hasta convertirse en uno de los más fuertes y poderosos que existen. Estudios incluso han encontrado que ciertas actividades que parecen simples, como establecer contacto visual, hace que la comunicación entre ellos mejore.

Ahora, un nuevo estudio encontró que el estado de ánimo de la madre ayuda a fortalecer aún más el vínculo entre ambos, pues cuando la madre está feliz, las ondas cerebrales en ambos se sincronizan, lo que a su vez beneficia el aprendizaje y desarrollo del cerebro del bebé.

Publicado en la revista NeuroImage, el estudio revisó el comportamiento de las ondas cerebrales en la madre y el bebé, con la finalidad de analizar las señales que ambos envían durante sus interacciones y ver cómo estas cambiaban o evolucionaban.

Utilizando un método llamado electroencefalografía dual, los investigadores analizaron la mente de ambos, encontrando que sus onda cerebrales tenían tendencia a sincronizarse ante ciertas situaciones.

Por lo regular, cuando madre y bebé interactúan, suelen pasar la mayor parte del tiempo en un estado emocional positivo que ayuda a que sus cerebros se encuentren fuertemente conectados. Interacciones como establecer contacto visual, son lo que favorece la aparición y fuerza de esta conexión, de acuerdo con los resultados del estudio.

¿Y cómo beneficia esto a ambos? Facilitando la comunicación entre ellos, ya que promueve que el flujo de información entre ellos sea mejor y más fuerte, lo que a la larga, ayuda a que las madres puedan estimular de mejor manera la capacidad cerebral de sus bebés.

Por otro lado, el estudio sugiere que los bebés de madres que padecen depresión pueden mostrar menor evidencia de aprendizaje, debido a que la conexión neuronal entre ambos no es tan fuerte. Ejemplos de esto, pueden ser que debido al estado depresivo de la madre, las interacciones con el bebé no son tan fuertes o frecuentes.

Si bien los resultados del estudio nos ayudan a comprender cómo funcionan mejor los cerebros de madre y bebé, mientras que también nos recuerdan la importancia de tener interacciones positivas de forma frecuente, nos muestra la importancia de apoyar a las madres que no se sientan felices, por ellas y por sus hijos, pues su estado de ánimo también influye en el desarrollo de sus bebés.

Foto | iStock
Vía | Science Daily
En Bebés y más | Cómo estimular los gestos de tu bebé: comunicarse antes de que aprenda a hablar, Cuando una madre juega con su bebé, su actividad cerebral imita a la de su hijo, Cuándo llega la primera sonrisa del bebé y por qué es importante corresponderla

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios