Publicidad

Cómo enseñarle a tu hija adolescente a usar un tampón por primera vez

Cómo enseñarle a tu hija adolescente a usar un tampón por primera vez
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

De entre todos los cambios físicos y psicológicos que comienzan a experimentar nuestros hijos cuando se adentran en la adolescencia, la llegada de la primera menstruación suele ser el que más dudas genera en las niñas.

Entre las principales preocupaciones asociadas a este hecho, está el uso del tampón por primera vez: "¿me dolerá ponérmelo?", "¿cuándo es buen momento para usarlo por primera vez?", "¿qué debo tener en cuenta?"...

Seguro que son muchas las preguntas que se hace tu hija acerca del uso de este producto, y es importante que se las resuelvas con naturalidad, para evitar incidentes y riesgos asociados. ¡Te damos algunas claves que pueden ayudarte!

Explica a tu hija cómo funciona un tampón

Antes de usar un tampón por primera vez es recomendable que expliques a tu hija cómo funciona exactamente, mostrándole uno, dejando que lo observe y te haga las preguntas que considere oportunas.

Explícale que al introducirlo dentro de la vagina, el tampón, fabricado en algodón compacto, irá expandiéndose a medida que absorbe el flujo menstrual, impidiendo que este salga de su cuerpo.

¿Cómo elegir el mejor tampón?

tampón

Al igual que ocurre con las compresas o toallas sanitarias, los tampones también tienen diferentes niveles de absorción en función de la cantidad de flujo o del momento del periodo en el que nos encontremos.

Explica a tu hija las diferencias entre uno y otro, y anímala a elegir el que más se adapte a sus necesidades a través de la observación y el conocimiento de su propio cuerpo y sus ciclos menstruales.

Existen tampones con aplicador y tampones de inserción manual. Quizá al principio sea más cómodo y fácil que utilice los tampones con aplicador, pero no está de más enseñarle ambos modelos para que pueda probar aquel con el que se siente más cómoda.

Consejos para la colocación del tampón por primera vez

El momento de ponerse un tampón por primera vez puede ser complicado, ya que los nervios tensan los músculos haciendo que la inserción sea más difícil.

Por eso, es recomendable que le expliques a tu hija previamente (mediante una demostración simulada), cómo debe hacerlo, poniendo énfasis en la importancia de que esté tranquila para facilitar el momento.

Te compartimos algunos consejos que pueden ser de utilidad para esta primera vez:

  • Recomienda a tu hija que elija un momento del ciclo donde más flujo tenga, para que la inserción del tampón sea más sencilla.

  • Recomiéndale que comience con un tampón pequeño y con aplicador.

  • Dale ideas sobre las diferentes posturas que puede adoptar a la hora de colocarse el tampón, y que facilitarán el momento.

  • Explícale que no debería notar el tampón en su interior, por lo que si le molesta, le roza, le duele, o siente que se le sale, debe intentarlo de nuevo. Colocarse correctamente y de forma rápida un tampón es cuestión de práctica.

  • Recuérdale la importancia de lavarse correctamente las manos antes y después de colocarse el tampón, y de no tirar el aplicador ni los envoltorios por el inodoro.

¿Qué es el síndrome de shock tóxico?

Aunque en la caja de tampones se advierte acerca del síndrome del shock tóxico (SST) y su relación con el uso de este producto, es muy importante que informes a tu hija sobre ello, y le expliques las precauciones que debe tomar para minimizar riesgos.

El síndrome de shock tóxico es una infección grave pero poco común causada por las toxinas que generan las bacterias estafilococo y estreptococo, y está asociado al uso de tampones.

Aunque se trata de un riesgo muy pequeño y muy poco frecuente, hay algunas cosas que podemos hacer para minimizarlo aún más:

  • Cambiar el tampón cada cuatro horas, o con mayor frecuencia si se necesita, pero nunca debe pasarse más de ocho horas con él puesto.

  • El tampón debe tener la absorción adecuada al flujo menstrual, pues se ha relacionado el SST con el uso de tampones súper absorbentes. Por ello, solo se recomienda utilizar la máxima absorción cuando el flujo menstrual es muy abundante.

  • Combinar el uso de tampones con el de compresas u otros métodos, especialmente por la noche.

  • El tampón solo debe utilizarse durante la menstruación, y jamás para absorber el flujo vaginal común o colocárselo antes de que baje la regla.

Al igual que ocurre con otros muchos momentos que irán descubriendo nuestros adolescentes, la llegada de la primera menstruación y todo lo que conlleva puede estar repleto de incertidumbre y miedos. Por eso es tan importante que nuestros hijos tengan confianza para hablar con nosotros, y sepamos resolver sus dudas con total naturalidad.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir