Compartir
Publicidad

Manualidades divertidas: una cometa

Manualidades divertidas: una cometa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando era niña mi abuelo me enseñó a hacer una cometa como él la hacía de niño. Este verano ha sido el abuelo de mi hijo el que se lo ha enseñado a él.

La actividad ha sido preciosa para ambos, por el tiempo compartido al elegir los materiales, la sabiduría transmitida sobre los juguetes artesanales de antaño y también, por la experiencia educativa que supone manipular materiales y experimentar con ellos, con el viento y las leyes físicas que harán que esta cometa consiga volar.

Necesitaremos cañas, pegamento, cuerda fina en una bobina, papel de embalar, papel seda y trozos de tela para la cola.

Las cañas, que sean bien rectas, las cortaremos longitudinalmente, en una lámina fina, de un cuarto del grosor de la caña, todas de la misma longitud.

fabricando cometa

El papel lo cortaremos doblándolo hasta hacer un octógono regular, de aproximadamente un metro de diámetro.

cortando

Le haremos un agujero en el centro que podemos reforzar con tela pegada, y pasaremos una cuerda por el agujero, atando firmemente las cañas por el centro para que nos se muevan.

centro de cometa

Fijaremos las cañas a cada diámetro, haciendo que se unan, atadas, en el centro del octógono y pegandolas bien, cortando el trozo de caña a unos tres centímetros sobresaliendo del papel.

con la cometa

Una cuerda irá atada a todos los vértices, siguiendo el perímetro de la cometa, bien tirante. Podemos ir poniendo, a lo largo de cada lado, doblado, el papel de seda, pegándolo y luego cortando para dejar unos flecos como los que aparecen en la imagen.

cola de cometa

Varillas, hilo y papel deben quedar perfectamente pegados y tensos. Una vez seco ataremos el resto de la cuerda, al nudo central y dejaremos bastante longitud de cuerda enrollado en una bobina.

lista para volar

La cola hará el contrapeso y tendremos que hacerla haciendo nudos con trocitos de telas de colores a una cuerda que irá atada a dos vértices inferiores dejando uno libre. La cola la haremos de un par de metros pero luego, seguramente, tendremos que cortarla cuando haga viento y volemos la cometa, adaptando su longitud a lo que la misma cometa nos pida; si es muy pesada la cometa no se levantará, pero si pesa poco se descontrolará y no volará de forma estable.

Nuestra cometa está lista para volar. Ya no nos falta más que haga viento para que podamos hacer que nuestra divertida manualidad levante el vuelo.

En Bebés y más | Manualidades divertidas: una rueda hidraúlica , Manualidades divertidas: un pulpo de lana, Manualidades divertidas: cuerda para saltar, Manualidades divertidas: cómoda en miniatura, Manualidades divertidas: bichitos pintados en piedras, Manualidades divertidas: un barquito de cartón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos