Sigue a Bebesymas

Estoy de acuerdo en que muchos papás somos bastante manazas, algunos diría que incluso torpes (con según qué cosas). Tenemos además una percepción del peligro bastante menor que las mujeres y una innata afición por los juegos físicos y algo “agresivos”.

En otras palabras, que a los papás nos gusta hacer volar a nuestros hijos, jugar al circo, ponerlos boca abajo, hacerles girar en el aire y cositas de ese estilo porque a ellos les encanta y porque tenemos la fuerza y, esta vez sí, la destreza y habilidad de hacerlo sin peligro (aunque los del vídeo tienen menos percepción de peligro que yo).

Ahora bien, esa seguridad sólo la tenemos nosotros, porque es empezar a jugar a algo así y mamá (o la mamá de mamá, o la abuela de mamá, o la tía de mamá, o…) dice: “Anda, estate quieto. Coge bien al niño que se te va a caer“.

Esta frase sirve también para cualquier momento en que necesitas una mano libre y sujetas a tu pequeño con la otra (lo hagas como lo hagas, “coge bien al niño, que se te va a caer”).

No importa que tu hijo tenga ya 3 años y medio y nunca se te haya caído pese a haber recibido esta advertencia cientos de veces… pase el tiempo que pase, hagas lo que hagas, nunca confiarán en ti.

El vídeo que podéis ver arriba es una muestra de las habilidades que pueden llegar a tener los papás pero llevado al extremo y mezclado, en este caso sí, con una buena dosis de inconsciencia, diría yo.

Aún así me ha hecho gracia ver que los niños quieren repetir la experiencia. Sé de alguna que se tirará de los pelos cuando vea el vídeo.

Vía | No puedo creer
Vídeo | YouTube
En Bebés y más | Fotos de niños volando en flickr, Entradas del Ser Papá

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios