Sigue a Bebesymas

bebe_soplo_corazon.jpg

En algunas ocasiones hemos podido oír hablar sobre algún niño que ha nacido con un soplo en el corazón, aunque se trata de un trastorno sin importancia, es motivo de preocupación para los padres, ya que se trata de algo que afecta al corazón y éste, es un órgano vital, por tanto es muy lógica la preocupación.

El corazón está dividido en dos partes, éstas están separadas por una pared que se cierra, a su vez, cada mitad se divide en dos partes más, dos aurículas y dos ventrículos. Entre ambos ventrículos y aurículas existen unas válvulas de paso que regulan la circulación de la sangre de una aurícula a un ventrículo, que se cierran inmediatamente y así se evita que la sangre se invierta, o sea, que refluya del ventrículo a la aurícula.

Cuando una de las válvulas es algo más estrecha de lo normal o no cierra correctamente puede dar a lugar al llamado soplo. Pero también, el soplo pueda ser motivado porque no se cierre completamente la pared que divide al corazón en dos mitades.

No siempre se produce un soplo por un pequeño defecto en el corazón, también puede darse cuando se tumba o tiene fiebre. Estas circunstancias son diferentes y muy temporales, los pediatras los llaman soplos inocentes dado que no revierte daño alguno.

Pero, ¿cómo se sabe que hay un soplo?, los pediatras los escuchan a través del fonendoscopio, una de las válvulas al cerrarse, produce un ruido muy peculiar, como una ligera pérdida de aire. Además también se puede notar poniendo la mano en el corazón del niño, los latidos son como si fueran compuestos, con dos ruidos de fondo.

Siempre es bueno pedir la opinión de algún especialista más, si el pediatra diagnostica un soplo, sea inocente o por defecto, lo mejor es acudir a un cardiólogo, éste realizará un diagnostico mucho mas seguro y concluyente.

Más información | Aquí mamá
Más información | Mi pediatra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios