Síguenos

bebé prematuro

La leche materna para los bebés prematuros es fundamental. Si nuestro hijo ha nacido antes de la semana 37 será considerado prematuro sea cual sea su peso al nacer, y necesitará cuidados especiales. Uno de esos cuidados es alimentarlo con leche materna.

En las unidades de neonatos tendrían que dar toda la información y el apoyo a las madres, esforzándose de manera prioritaria para que la mujer pudiera amamantar, preferiblemente de manera directa para estimular la producción y la succión, o practicando el método canguro incluso si la alimentación va a ser con leche extraída.

La leche materna se adapta a las necesidades del bebé, hasta tal punto que se ha confirmado que la leche que produce la madre de un bebé prematuro es diferente en algunos aspectos a la leche de otra mujer. Para el bebé, la alimentación con la leche de su madre, preferiblemente de forma directa y, si esto no es posible, mediante extracción y complementación con jeringa o sonda, supone una gran diferencia.

El calostro proporciona al pequeño substancias muy importantes para ayudarle a adaptarse al nuevo mundo al que ha llegado antes de tiempo: immunoglobulina IgA, lisozima, lactoferrina, macrófagos, linfócitos, neutrófilos, proteínas y sodio. La composición nutricional también es especial. Tiene más contenido de proteínas, sodio, cloro y hierro que la leche de una mujer con el parto a término.

Además, la capacidad de absorción de los ácidos grasos de cadena larga de la leche materna es de un 90% o más, mientras los de la leche artificial es solamente del 65%, lo que supone una enorme ventaja para el desarrollo de su sistema nervioso, su cerebro por tanto, además de su retina.

Considerando, por tanto, que la leche materna le va a ofrece una protección adicional contra uno de los problemas más comunes en los prematuros, la enterocolitis necrotizante, esto ya supondría una ventaja clarísima para la alimentación natural. Y no solo eso, la leche de la madre de un niño prematuro va a contener más defensas para luchar contra las infecciones.

Al principio la cantidad de leche va a ser pequeña, primero, por la preocupación y sobre todo, porque las necesidades en la cantidad de un bebé de estas características son pequeñas naturalmente. Los profesionales tendrían que tranquilizar a la mujer, ayudarle a aprender a usar los extractores y favorecer al máximo la permanencia de madre e hijo juntos.

La leche materna para los prematuros es una cuestión vital, un tratamiento de salud prioritario, y hacer todo lo posible para que el pequeño la reciba es una de las pautas principales para lograr su recuperación.

Más información | Alba Lactancia, Amagintza, Boletín de la Asociación de Pediatría de Asturias, Cantabria y Castilla León
En Bebés y más | Decálogo de los Derechos del bebé prematuro, La leche materna es ideal para el desarrollo intelectual de los niños muy prematuros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario