Sigue a Bebesymas

intolerancia_lactosa_bebe.jpg

Este es un problema para los bebés, como sabemos durante su primer año de vida, el principal alimento es la leche y tener una intolerancia a la lactosa complica la alimentación del bebé. Los síntomas de esta intolerancia son mayores o menores dependiendo de la sensibilidad que el bebé tenga a la lactosa.

En los bebés más pequeños, esta intolerancia puede provocar una mala nutrición y les da un mal aspecto como consecuencia de ello, es decir, puede no evolucionar adecuadamente en peso y talla.

La lactosa se encuentra presente en todas las leches y el organismo la asimila gracias a una enzima llamada lactasa. Cuando el cuerpo no es capaz de generar una cantidad adecuada de esta enzima, la lactosa no es asimilada y parte de ella pasa por el intestino grueso semidigerida, entonces cuando llega al colon, las bacterias que allí habitan, la fermentan y se producen unas heces muy ácidas y líquidas.

El déficit de esta enzima, la lactasa, puede ser de carácter genético o ser consecuencia de algún trastorno intestinal. Si es genético, la única solución será prescindir de todo alimento que contenga lactosa. En el caso de ser causada por un virus, se suspende temporalmente la ingesta de lácteos y se trata la enfermedad.

La intolerancia a la lactosa es muy rara en los recién nacidos, aunque puede aparecer a cualquier edad, siendo más frecuente cuando el niño empieza a tomar leche de vaca, a partir de los 6-8 meses o tras haber sufrido algún tipo de infección vírica intestinal.

Ante un problema así, lo mejor es acudir al médico, él nos aconsejará las medidas que debemos adoptar y cómo hacer frente a esta intolerancia.

Más información | Medlineplus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios