Síguenos

Raquitismo

El raquitismo es un trastorno causado principalmente por un déficit vitamínico, a falta de vitamina D, calcio o fósforo, que tiene como consecuencia un reblandecimiento y debilitamiento de los huesos. La mayoría de los casos de raquitismo son debidos a estas deficiencias, aunque también puede ser de carácter hereditario.

La vitamina D ayuda a que los huesos absorban el calcio y el fósforo de los alimentos, y cuando un bebé o un niño no obtiene la suficiente vitamina D, sus huesos no reciben los nutrientes necesarios para una adecuada formación y crecimiento de los huesos.

Los niños más pequeños, entre los 6 a los 24 meses, tienen el mayor riesgo de raquitismo, ya que en este periodo los huestos están creciendo muy rápidamente. Por ello los pediatras suelen recomendar un suplemento de vitamina D en los bebés.

El raquitismo se puede prevenir mediante una ingesta adecuada de calcio, fósforo y vitamina D. Los trastornos gastrointestinales, hepáticos o renales que dificulten la absorción de la vitamina D deben de ser tratados por especialistas para evitar el raquitismo, así como hecer un seguimiento de los niveles de clacio y fósforo en el organismo.

Hay bebés más expuestos a sufrir carencia de vitamina D, aquéllos en los que se dan las siguientes características: tienen la piel oscura, no reciben exposición al sol sin crema protectora solar o no comen alimentos ricos en vitamina D.

Afortunadamente, esta enfermedad ósea infantil tiene poca incidencia en la actualidad en nuesto entorno, y se puede prevenir como hemos señalado.

Más información | Family Doctor
Más infomación | Medline Plus
En Bebés y más | Suplemento de vitamina D para los bebés
En Bebés y más | Descubierta nueva forma de raquitismo hereditario
En Bebés y más | Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario