Compartir
Publicidad

¿Por qué no extirpar el apéndice a los bebés al nacer?

¿Por qué no extirpar el apéndice a los bebés al nacer?
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son muchas las personas que padecen en su vida la inflamación del apéndice, alias apendicitis, teniendo que ser operados con relativa urgencia porque se trata de una dolencia con muchas probabilidades de complicarse y de acabar provocando la muerte.

La apendicitis no afecta tan sólo a los adultos, sino que también lo hace a los niños, teniendo que ser intervenidos con pocos años para evitar complicaciones mayores. De hecho, el primer caso de apendicitis descrito data de 1554 y se explicó en la autopsia de una niña de siete años. Por esta razón, por tratarse de un “trozo” de intestino que nadie valora y cuya única misión en la vida parece ser inflamarse y poner en peligro la vida de la gente pregunto: ¿Por qué no quitar el apéndice a los bebés al nacer?

Y ya que estamos, para evitar intervenciones futuras, podrían quitarles las amígdalas, que son una barrera defensiva, pero que como a muchos niños se las acaban quitando, pues se hace al principio y evitas más problemas después.

Si el bebé es niño, en la misma intervención se puede aprovechar para circuncidarlo y si es niña, pues podrían quitarles los labios mayores para dejar expuestos los menores, que sería el equivalente a la circuncisión (quitar la piel que recubre el glande para dejarlo expuesto).

Pido disculpas

Vale, lo siento, os acabo de hacer leer tres párrafos de ideas que no comparto, pero es que le tengo cariño a mi prepucio (bueno, el cariño es relativo, pero no me gustaría que nadie me lo quitara porque sí) y veo que miles de niños en EEUU son y serán intervenidos al nacer para evitar infecciones y afecciones futuras que con un poco de higiene y educación sexual se pueden prevenir con bastante acierto.

Siempre se ha dicho que el apéndice no sirve para nada y que no pasaba nada si te lo quitaban. La realidad es que si está ahí por algo será. Desde hace unos años se le han visto funciones linfáticas (ayuda a limpiar y defender nuestro cuerpo) y funciones reguladoras, pues produce enzimas y hormonas. Se puede vivir perfectamente sin apéndice, pero no hay razón para quitarlo si está en buenas condiciones.

Pues con respecto al prepucio de bebés y adultos, del que hablamos ayer, opino igual. Parece que no sirve para nada y, siendo un pedazo de piel, lo más probable es que no se le vea una función clara en mucho tiempo, pero lo tengo claro: si está ahí por algo será. Yo me fijo en los animales y oye, todos tienen el glande guardadito. No veo por qué nosotros los humanos tenemos que dejarlo al descubierto con una operación a los pocos días de nacer.

Y no lo veo, sobretodo, porque también se pueden prevenir las enfermedades de transmisión sexual y las infecciones de orina ofreciendo a la gente un poco de educación sexual, explicando que existe una cosa llamada preservativo que previene la mayoría de las ETS, incluido el VIH y que si es tu pareja y quieres hacerlo “a pelo”, pero tienes dudas, siempre se puede hacer un análisis de sangre que diga si tiene o no una enfermedad de transmisión sexual.

También se les puede explicar que la higiene es interesante, que cada día, cuando se duchen, deben limpiarse la zona, descubriendo el glande para que corra agua y jabón y eliminando así secreciones que podrían provocar infecciones.

Quizás aún así las personas circuncidadas tengan menos problemas de salud en su pene en sus vidas, pero oye, quitar el apéndice a todos los bebés seguro que evita la apendicitis y dudo que a nadie se le ocurra hacer algo así, una apendicectomía, a un bebé sin tener síntomas de nada.

Con respecto a la eliminación de los labios mayores en las niñas, seguro que si propusiera tal intervención se me echaría todo el mundo encima, incluidos los americanos defensores de la circuncisión, así que mejor no hablar de ello, porque no entendería la disparidad de criterios.

No sé, quizás en el futuro se dispare la incidencia de problemas de salud relacionados con el pene de los hombres y acabe yo recomendando que a los bebés les hagan la circuncisión pero, por ahora, me posiciono a favor de salvar ese pedacito de piel con el que nacen los niños sanos y, evidentemente, a favor de no tocar el apéndice, las amígdalas y por supuesto los labios mayores de nadie.

Foto | CubanRefugee en Flickr
En Bebés y más | En EEUU se plantean circuncidar a todos los recién nacidos para evitar el SIDA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos