Compartir
Publicidad

La bañera antes del parto favorece el nacimiento

La bañera antes del parto favorece el nacimiento
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez son más los hospitales que se suman a la atención humanizada al parto recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que recoge la participación de la madre y la adecuación del entorno físico para su comodidad y seguridad durante el alumbramiento.

Entre estas medidas se encuentran las bañeras de dilatación que, según las experiencias de muchos hospitales, favorecen el parto. Estas bañeras de dilatación para las parturientas han tenido una muy buena acogida y cada vez son más los centros que la ofrecen. Se ha demostrado que este procedimiento facilita los partos, los acorta y los hace menos dolorosos.

La función de las bañeras con agua tibia es acoger a la madre durante la fase de dilatación, lo cual ayudaría a mitigar el dolor de las contracciones gracias a varios factores.

La utilización del agua caliente durante la dilatación induce a la mujer a la relajación, reduce la ansiedad estimulando la producción de endorfinas, mejora la perfusión uterina y acorta el periodo de dilatación, aumentando la sensación de control del dolor y la satisfacción.

El agua tibia provoca que los músculos perineales se relajen, así el dolor disminuye y la expulsión del bebé es más fácil. Esta relajación también reduce la producción de adrenalina, que endurece el cuello del útero. Esto favorece que el tiempo que dura el proceso de dilatación activa se acorte.

La posición que se adopta en la bañera, sentada y no acostada, provoca que el bebé haga presión y descienda, lo cual también ayuda a reducir el tiempo de parto.

Todo provoca que se llegue a la última fase del parto, el expulsivo en mejores condiciones y con menos dolor, algo que derivará en la necesidad de menos intervención médica, siempre deseable.

Como vemos, a los métodos no farmacológicos para mitigar el dolor del parto se suma esta "inmersión acuática", y también hay duchas de hidromasaje en algunos hospitales. El mayor problema que veo es su implantación generalizada, en tiempos de crisis y recortes, pero mientras los superamos vale la pena hablar de sus ventajas.

Lo ideal es que el abordaje que los profesionales realizan para tratar el dolor en el parto sea de forma individualizada, de manera que se informe a la mujer de las diferentes alternativas disponibles y colaboren con ella en su elección.

Y entre las alternativas (deambulación, masajes, pelotas de dilatación...) la bañera de dilatación se impone cada vez más en los hospitales para facilitar el parto. Será que funciona...

Vía | Faros Imagen y Más información | Federación Matronas En Bebés y más | Parto: contracciones y rotura de bolsa, Precioso vídeo de un parto en el agua, Alivio del dolor con técnicas no farmacológicas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos