Sigue a

a punto de parir.jpg

Es una cuestión que inquieta bastante a las futuras madres, especialmente a las primerizas. Pero hay signos que te harán reconocer que ha llegado el momento de coger el bolso y salir para la clínica.

Hay dos síntomas muy claros de que ha comenzado el trabajo de parto, ante cualquiera de ellos tendrás que acudir a la maternidad. El primero son las contracciones rítmicas. Aunque hayas tenido contracciones antes, ahora te darás cuenta que son las verdaderas contracciones de parto porque, a diferencia de una falsa contracción, se repiten regularmente y cada vez se acorta más el tiempo entre una y otra. Si es tu primer hijo, debes acudir al hospital cuando se repitan durante dos horas cada diez minutos, en cambio si ya has tenido un bebé tendrás que ir antes.

Es posible que en algún momento se produzca la expulsión del tapón mucoso, a veces sanguinoliento, no es una señal de parto inminente, pero sí significa que el cuello a comenzado a dilatarse. En algunos casos, el tapón es expulsado unos días antes de que empiecen las contracciones de parto.

El otro signo evidente de que pronto nacerá tu bebé es la rotura de bolsa o de aguas. Sentirás un chorro de agua caliente que te moja las piernas, como si te estuvieras haciendo pis encima. También es posible que se produzca una fisura en la bolsa, por lo que no será un chorro abundante, pero sí notarás que estás húmeda. Seguramente, si no han empezado ya, comenzarás a tener contracciones.

Es muy importante que observes el color del agua de la bolsa para saber el tiempo que tienes para llegar a la maternidad. Si es de color transparente, blanquecino o incluso rosado, indica que todo va bien y tienes el tiempo suficiente para cambiarte tranquilamente, coger el bolso y salir. En cambio si ves que tiene un color amarillento, verdoso o negruzco acude sin demoras y coméntaselo a tu médico.

Más información | netdoctor.es

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario