Síguenos

sueño

A decir verdad, hasta que no lo vi con mis propios ojos desconfiaba bastante de los efectos del ruido blanco para calmar a los bebés. Hasta que lo comprobé con mi tercera hija y puedo afirmarlo: mi bebé se duerme con el ruido del secador de pelo.

De repente, un buen día yo secándome el pelo y ella en su hamaquita se produjo. El secador a máxima potencia y ella cada vez más relajada. Estaba quietecita, la cara sin expresión, las manos sin tensión, la mirada tranquila. A los dos o tres minutos, y sin chupete en la boca, los ojitos hicieron “clin” y se cerraron como por arte de magia.

Hay que añadir que era la hora de su siestita mañanera, o sea que al efecto relajante del ruido del secador se sumó a que el reloj biológico de la niña marcaba su momento de descanso.

Ha vuelto a pasar tres o cuatro veces que se durmiera y otras tantas que se calmara profundamente cuando escucha el ruido del secador de pelo. He notado que también pasa con la aspiradora. Aunque no siempre sucede, ni es como un interruptor que se enciende y se apaga. Imagino que también influye el cansancio del bebé, la hora del día, los estímulos que haya recibido ese día, si hay algo o alguien que le distrae, etc.

No se sabe a ciencia cierta por qué ocurre este fenómeno, pero lo cierto es que muchos bebés consiguen relajarse con el ruido blanco y que muchos padres lo utilizan para dormir a sus hijos.

Es un ruido constante como el del secador, la aspiradora, el extractor de olores de la cocina, el sonido del avión, un grifo abierto… Se lo relaciona con el sonido de los líquidos fluyendo que sentía el bebé dentro del útero materno.

Cuando veo a mi bebé, es como si su cerebro entrara en un estado alfa en el cual baja la actividad neuronal, a veces permaneciendo de manera consciente y a veces hasta entrar en el sueño.

Hay vídeos muy curiosos sobre cómo los bebés cierran los ojos como por arte de magia cuando el ruido blanco entra en acción. El que más me ha sorprendido por la rapidez con la que el bebé pasa de un estado al otro fue uno de un niño que dormía junto a un grifo abierto, parecía una marioneta activada mediante hilos. El grifo se abría, el bebé se dormía, el grifo se cerraba, el bebé se despertaba.

Evidentemente el ruido blanco no funciona con todos los bebés como tampoco todos se duermen con la música de las nanas o paseando en coche. Algunos, como mi bebé, son más sensibles que otros a esta forma de relajarse.

¿Tu bebé se duerme con el ruido del secador o alguna otra forma de ruido blanco?

Foto | phil41dean
En Bebés y más | Ser papá: ruido blanco para dormir al bebé, Ser papá: ejemplos de ruido blanco en acción

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios