Sigue a Bebesymas

aborto

Hace pocos días dábamos todos los detalles sobre el aborto espontáneo o aborto natural, uno de los motivos más frecuentes de pérdidas de sangre en el primer trimestre de embarazo.

Hemos hablado de por qué se produce, qué hay que hacer en caso de sufrir una amenaza de aborto y los aspectos emocionales que rodean a esta decepcionante situación. Para conocer un poco más aún sobre ella, conoceremos ahora los diferentes tipos de aborto espontáneo que existen.

Dependiendo del momento en que se produce y sus características, el aborto espontáneo se puede clasificar en varios tipos.

Abortos en proceso

Aborto incipiente: cuando el cuello del útero está entreabierto es una señal de que el aborto se está iniciando.

Aborto inevitable o inminente: cuando el cuello uterino está abierto y se ha iniciado el paso del feto.

Es cualquier de estos dos casos el sangrado vaginal y los dolores de las contracciones uterinas se acentúan, lo cual indica que el cuello del útero se está dilatando.

Variantes médicas del aborto espontáneo

Aborto completo o consumado: cuando después de la muerte fetal todos los productos de la concepción han sido expulsados del útero, ya no hay dolor, el sangrado es escaso y se ha vuelto a cerrar el cuello uterino. No suele requerir tratamiento alguno.

Aborto incompleto: cuando no se expulsa por completo el contenido del útero después de la muerte fetal. Requiere tratamiento médico para eliminar los restos que pudieran haber quedado y así evitar hemorragias o infecciones, que suponen un verdadero riesgo para la madre. Un aborto incompleto podría derivar en un aborto séptico si se infectara el tejido fetal o placentario que permanecen en el útero.

Aborto diferido o retenido: cuando muere el embrión pero la mujer no logra eliminar el saco gestacional durante varias semanas o incluso meses. Ocurre normalmente entre las semanas 8 y 12, desaparecen poco a poco los síntomas de embarazo, el útero deja de crecer y las pruebas de embarazo se vuelven negativas aproximadamente 10 días después de la muerte fetal. Requiere tratamiento (legrado) para eliminar el contenido del útero.

Aborto por óvulo detenido: cuando el aborto es tan precoz que el óvulo ha sido fecundado pero el tejido fetal definido no alcanzó a formarse. No necesita ningún tratamiento y se elimina con la menstruación, la mayoría de las veces pasando desapercibido.

Según el momento en el que se produce

Aborto precoz: cuando ocurre antes de las semana 10 de gestación. Un 80 % de los abortos ocurren en esta etapa, incluso muchos pasan desapercibidos.

Aborto tardío: cuando ocurre entre la semana 11 y 20 de gestación.

Aborto recurrente: es la pérdida de tres embarazos consecutivos o más. Recién en este punto se puede empezar a pensar que hubiera algún tipo de problema para concebir. Tener hasta tres abortos espontáneos seguidos se lo considera normal.

Foto | Flickr Greg Hayter
En Bebés y más | Aborto espontáneo o aborto natural

Deja un comentario

Ordenar por:

3 comentarios