Padres machistas, hijas machistas: ¿por qué papá influye mucho más que mamá?

Sigue a Bebesymas

Somewhere

La mítica frase “No hagas lo que hago, haz lo que digo” no tiene cabida en la educación infantil, al menos, eso ha revelado un estudio titulado “Cómo los estereotipos forman la identidad de las mujeres y sus carreras“ presentado en el encuentro anual de la Sociedad de Personalidad y Psicología Social en Nueva Orleans.

El estudio, realizado a 196 niños y 167 niñas entre 7 y 13 años y sus padres (145 padres y 213 madres), se centra en la fuerza de los estereotipos y la importancia de una educación igualitaria real para el desarrollo, en particular, de las hijas. Una educación sexista afecta a las niñas hasta el punto de determinar su futuro y sus aspiraciones sociales y laborales, convirtiéndolas en mujeres conformistas.

“Cuando se aprenden los roles de género, las acciones y actitudes implícitas hablan más que las palabras”, explica Toni Schmader, profesora de psicología en la Universidad de British Columbia (Canadá) “Los padres están orgullosos de enseñar a sus hijos que ellos pueden ser lo que quieran. Sin embargo, el comportamiento de los padres y la propia cultura siguen reforzando los roles de género tradicionales femeninos”. Es decir, que los niños no sólo se fijan en las palabras y su educación viene dada por el comportamiento familiar, factores como que mamá limpie o cocine más que papá o que papá trabaje más tiempo fuera de casa que mamá influyen y afectan al desarrollo futuro de los niños.

El padre proyecta en su hija su modelo de mujer ideal

Somewhere 2

Un dato curioso del estudio es que el comportamiento de las niñas viene dado por el ejemplo que da el padre, no la madre (este detalle se explica porque el hombre sigue viéndose como el miembro con más status dentro del núcleo familiar). Las niñas que crecen con un modelo familiar igualitario y un entorno no sexista muestran unos intereses más amplios y menos estereotipados, mientras que las niñas que crecen con un modelo de padre sexista se sienten atraidas por los juguetes “para niñas” o los programas de televisión “para niñas”. Esto, según la psicóloga Tori Schmader, sucede porque el padre proyecta en su hija el modelo de mujer en el que quiere que se convierta. Por tanto, si proyecta un modelo de mujer estereotipado, será en lo que su hija se convierta.

El estudio, realizado a niños de entre siete y trece años y a sus padres, muestra además que, aunque la mujer trabaje fuera de casa, suele afrontar más tareas domésticas y se encuentran más predispuestas a abandonar su carrera profesional por su familia que los hombres. Por eso, tanto padres como hijos, siguen asociando más a las mujeres con el cuidado de los hijos y del hogar.

El comportamiento sexista del padre también influye a la hora de determinar la carrera que escogerá su hija en el futuro, sintiéndose menos atraídas por las carreras de ciencias como informática o matemáticas, esto viene condicionado una vez más con la poca amplitud de intereses que suelen tener estas niñas.

Sin embargo, encontramos ejemplos en nuestra sociedad que tira por tierra los datos de este estudio, por ejemplo, niñas nacidas durante el franquismo en el seno de una familia tradicional y patriarcal tienen sus estudios, su carrera y su independencia, lo que hace que me pregunte: ¿no podrían darse perfectamente dos casos opuestos? Es decir, el de las niñas conformistas versus las niñas que deciden romper con la educación que les han dado en casa y se rebelan contra ella.

¿Qué os parece este estudio? ¿Consideráis que vosotros predicáis con el ejemplo o sólo con las palabras?

En Blog de Cine | Diez hijas rebeldes de la historia del cine
En Bebés y más | Algunas niñas no quieren ser princesas y algunos niños no quieren ser piratas… pero los catálogos de juguetes les obligan a ello, ¿Elefantas rosas y papás que no hacen nada en casa? Vídeocuentos contra el sexismo, Libros escolares, cuentos infantiles y publicidad sexistas, ¿se puede actuar contra ellos?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios