Sigue a Bebesymas

nino-jugando.jpg

Se dice desde hace tiempo que para promover el desarrollo de los bebés se recomienda ponerles música clásica mientras juegan o realizan actividades y también mientras concilian el sueño.

Don Campbell, maestro y músico, de quien ya hablamos hace tiempo, comenta que la música que más les gusta es la de Mozart, “pues es pura, simple, y a su vez, tan misteriosa y accesible que estimula las neuronas en crecimiento”.

Aprovechando la posibilidad de poner música en las entradas he querido hacer una recopilación de la mejor música clásica para bebés, en este caso la que tendría un efecto más estimulante, para el tiempo de juego y en otra futura entrada escucharemos la que más les podría relajar.

Mozart – Sonata para piano en Re mayor K.448 – Primer movimiento



Se dice, se comenta, que los estudiantes que la escuchan durante diez minutos antes de hacer un test de inteligencia obtienen mejores resultados en los tests temporo espaciales. Se dice también que previene (esta pieza y otras similares de Mozart o Bach) de posibles crisis epilépticas.

Mozart – Sonata para piano No.11, K 331, III Alla Turca

Seguro que la conocéis, un precioso mar de notas.

Vivaldi – La primavera – Primer movimiento

Probablemente la obra más famosa de Antonio Vivaldi, está llena de vitalidad y alegría.

Mozart – Sonata No. 15 – K. 545

Uno de los himnos de Mozart que, según dicen, estimula el aprendizaje.

Beethoven – Quinteto Op. 16 – Tercer movimiento

Un bonito Rondo del maestro Beethoven.

Vivaldi – Verano – Tercer movimiento

Receta: administrarla con cuidado, es extremadamente enérgica pero mágica a la vez. Una de mis favoritas.

Brahms – Danza húngara No. 1

Menos conocida que la mítica danza húngara No. 5 pero más estable en cuanto a ritmo y por ello más adecuada para los niños.

Mozart – Divertimento K229 – Minueto y trío

Curiosa composición de Mozart, muy de su estilo.

Bach – Suite orquestal No.2 Badinerie

También Bach era grande.

Grieg – La mañana

Pronto comprobaréis que es diferente al resto. La mañana está dedicada al sol, al amanecer y sinceramente, no me cuesta nada imaginarlo mientras la escucho. Quizás, más que para el tiempo de juego, puede ser un “Buenos días, mi amor” al bebé que se despierta con la luz de un nuevo día y abre, poquito a poco, sus preciosos ojitos.

Bach – Concierto para flauta BWV 1044 Allegro

Una muy animada y alegre composición.

Tchaikovsky – La bella durmiente

Sólo escucharla incita a ponerle letra (“Eres tuuuú, el príncipe azuuuuul…”) o bien coger a tu bebé en brazos y lanzarte a bailarla con él, es una opción, por supuesto.

Mozart – Sonata No.12 en Fa Mayor

Una alegre y viva composición que merece ser escuchada.

Bach – Concierto de Brandenburgo No. 5

Una conocida y animada pieza del maestro Bach.

Vivaldi – Concierto para violín No. 8, Op. 7, RV 299

Una muestra de que no sólo de Cuatro estaciones vive Vivaldi.

Mozart – Pequeña serenata nocturna

Otra pieza de Mozart indispensable.

Liszt – Liebestraum No. 3

Una muestra de la virtuosidad de Franz Liszt. Preciosa y emotivamente intensa en algunos momentos.

En unos días, como os he comentado, os pondré las mejores piezas para escuchar en el momento de ir a dormir o para relajarse, espero que os gusten.

Más información | The Mozart Effect
Foto | Flickr (Eugenia y Julián)
En Bebés y más | Los bebés tienen oído para la música clásica, Música para el bebé, El efecto Mozart, música para bebés y niños, Los bebés prefieren a Mozart y a Vivaldi

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios