Sigue a Bebesymas

avion

Se acercan las navidades y muchos lectores seguramente como yo, deben subir a un avión para pasar junto a su familia la temporada navideña.

Hacer un largo viaje en avión con niños pequeños puede llegar a ser todo un desafío. Si nos cansamos los adultos imagínate lo pesado que debe ser para los niños, que tienen mucha necesitan necesidad de movimiento.

Sin embargo, para hacer más llevadero el vuelo existen una serie de consejos que al poner en práctica minimizan las dificultades que pueden presentarse con los niños, especialmente en vuelos de muchas horas. Son tips especialmente pensados para niños a partir de 12 meses.

Lo ideal es que el bebé pueda ir en su propio asiento con un adaptador para ello, pero esto incrementaría el coste del billete (que ya son bastante altos). Cuando se hace la reserva hay que asegurarse que el vendedor sepa que se viaja con niños pequeños. Es aconsejable pedir un asiento cercano al baño. Si es posible se puede pedir una vez abordado el avión, un sitio donde no haya más pasajeros.

El viaje con los niños empieza desde la preparación para ello. Desde la primera hora del día se debe planificar el viaje. Un buen descanso es fundamental, un niño cansado o frustrado, puede comportarse de manera inadecuada. Intenta alejar el estrés y estar relajado, llegar con antelación al aeropuerto con la finalidad de dejar un tiempo de distracción para el pequeño: observar como despega un avión, como cargan las maletas a él etc. Es un error mantener en el carrito a un “pequeño caminante” durante la espera en el aeropuerto; déjalo andar por la terminal, después será más fácil mantenerlo sentado en el avión.

Se debe llevar una bolsa cargada de juguetes. Para motivarlos es bueno llevar varios juguetes envueltos en papel de regalo, con el fin de motivar su buen comportamiento (no se recomiendan los juguetes ruidosos que puedan molestar a otros pasajeros), el niño podrá abrirlo si su conducta ha sido buena con un intervalo de una hora. También debemos llevar aperitivos, eso si, no hay que abusar de los dulces porque el azúcar aumenta la excitabilidad, si tienes en casa una taza antivuelcos no la olvides para evitar “desastres” en el avión.

Es imprescindible mantener bien hidratado al bebé. Si el niño es más grandecito un ordenador o un DVD portátil con sus películas favoritas le mantendrán entretenido por algún tiempo.

Una de las razones más comunes del llanto de los bebés y los niños se debe a la molestia en los oídos. Ellos no saben tragar para aliviar la presión del canal auditivo. Beber de una botella con una pajita, de un biberón, un chupete, un chicle (si es grandecito), una galletita especialmente durante el despegue y el aterrizaje les ayudará a aliviar sus oídos.

Yo que viajaré pronto, tendré en cuenta estos consejos para poner en práctica con mis peques. Ya les contaré.

Vía | Lovetoknow
En bebés y más| Las nuevas medidas para viajar en avión con comida de bebé | Stroller pack para el niño viajero | Cuna para bebé en los aviones | CARES: cinturón de seguridad de avión para niños mayorcitos

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario