Compartir
Publicidad

¡Qué los niños trepen árboles!

¡Qué los niños trepen árboles!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me he encontrado con esta imagen y me ha hecho pensar. En la foto se ven a tres niños saludando desde lo alto de un árbol con un mensaje. Me han venido a la mente recuerdos de niña, cuando nos íbamos mi hermano y yo con nuestros vecinos de veraneo al bosque y montábamos cabañas y trepábamos árboles.

Nos caíamos, sí, nos hacíamos rascadas, sangre, heridas pero no pasaba nada, un poco de agua oxigenada, una tirita de los pitufos y a volver a trepar e inventar historias. A los niños de hoy, la mayoría, apenas se les ocurre salir a un bosque y somos los padres quienes debemos fomentar que los niños contacten con la naturaleza y jueguen en ella sin necesidad alguna de juguetes externos.

Viendo esta imagen podemos concienciarno todos en fomentar el contacto con la naturaleza, animarles a subir a los árboles y a jugar en ellos, ayudarles a construir cabañas, a buscar sábanas viejas por casa para hacerse tiendas de campaña, darles platos y vasos de plástico viejos para que se monten sus cocinitas... (enseñándoles también que habrá que dejar el entorno limpio después).

En la foto de NurtureStore, aparece un mensaje en inglés que dice:

Trepa un árbol, Arriésgate, Trabaja en equipo, Sé aventurero, Confía en ti mismo, Juega al aire libre, Conoce tus límites, Haz amigos

Os dejo también un poema que he sacado de "Poemas del Alma", escrito por Alejandro José Diaz Valero.

Un juego bien peligroso digno también de recordar cuando en árboles frondosos salíamos al monte a trepar. Todo el recuerdo brota de una manera clara cuándo subíamos hasta la copa trepando de rama en rama. Si el tronco era muy grueso se buscaba la manera con un compañero nuestro que sirviera de escalera. El subir hasta la última rama ya no nos daba ni susto, contemplábamos el panorama mientras comíamos frutos. A veces, al no ser prudentes hubo alguna que otra fractura, cuando caíamos por accidente como una fruta madura. Subir a un palo de guayaba era un reto de gran proporción igual si era de níspero, de naranja de tamarindo, mango o mamón. Época de aquella infancia de peligrosas subidas nos dieron sus enseñanzas para trepar en la vida.

Via | NurtureStore En Bebés y Más | Por qué los niños deben ir descalzos por casa, Diez cosas que tu hijo necesita hacer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos