Publicidad

Revisiones del niño sano: para qué sirven

Revisiones del niño sano: para qué sirven
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las revisiones del niño sano están enmarcadas dentro de los Programas de Salud del Niño Sano de las diferentes comunidades autónomas. Como en el caso de las vacunas, cada comunidad una tiene sus propias formas de actuar, pero en general todas aúnan los mismos criterios a la hora de valorar el estado de salud de los niños.

Muchos padres suelen creer que si el niño no está malito no es necesario acudir a las revisiones, pero a veces son más importantes que las propias consultas. Os contamos para qué sirven las revisiones del niño sano.

La importancia de las revisiones del niño sano

El objetivo de las revisiones es la prevención y detección de enfermedades o problemas que pueda tener el niño.

Se pretende fomentar hábitos saludables, favorecer un adecuado ambiente familiar y social, prevenir la aparición de enfermedades infecciosas mediante la vacunación, y detectar de forma precoz de anomalías congénitas y de riesgos para la salud.

Podrían dividirse en tres períodos con diferentes objetivos específicos en cuanto a la detección de enfermedades y cuidados en el niño:

* 0 a 2 años: centrado en la prevención de enfermedades infecciosas y congénitas y en facilitar la adaptación de los padres al cuidado del bebé.

* 2 a 5 años: se incide especialmente en detectar problemas de desarrollo y defectos sensoriales y en la educación de hábitos básicos (sueño, higiene...).

* 6 a 14 años: se adquieren los hábitos definitivos de alimentación, higiene, conducta, sueño..., fruto de la situación de cambio en la adolescencia. Es importante trabajar con los padres el ambiente familiar.

Edades recomendadas para las revisiones del niño sano

Cuando nace nuestro bebé nos entregan el conocido como Documento de Salud Infantil, una libreta en el cual llevaremos un control y seguimiento de la salud de nuestro pequeño durante sus primeros años de vida hasta la adolescencia.

Desde el día en que nace debemos acudir periódicamente a nuestro centro de atención primaria a las edades que corresponda a las revisiones del niño sano.

Durante los primeros dos años las visitas son regularmente cada dos o tres meses. A partir de esa edad sólo serán cada dos años. Algunas revisiones coinciden además con la aplicación de vacunas para optimizar la visita.

  • Recién nacido (entre el 5º y el 10º día de vida)
  • 1 mes
  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 9 meses
  • 12 meses
  • 15 meses
  • 18 meses
  • 2 años
  • 4 años
  • 6 años
  • 8 años
  • 11 años

Los padres, una pieza fundamental

En las revisiones se valora el estado general de la salud del pequeño, pero los padres son tan o más importantes que la propia evaluación, ya que son ellos quienes mejor conocen al niño.

Es el momento de comentar las cosas que nos preocupan, gestos, conductas o síntomas que observemos en nuestros hijos. A lo mejor pequeñas cosas a las que no les damos importancia pueden esconder un motivo que es mejor resolver cuanto antes.

Es el momento también de quitarnos cualquier duda que podamos tener sobre la alimentación, el sueño o el cuidado del bebé o del niño.

Es por ello que las revisiones del niño sano son muy importantes para la salud de nuestros pequeños, así como respetar la edad recomendada, ya que son momentos cruciales en su desarrollo.

Foto | eyeliam en Flickr En Bebés y más | La primera visita del bebé en el centro de salud

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir