"La quimio jugando se pasa volando", el documental que explica cómo los videojuegos alivian el dolor de los niños con cáncer

"La quimio jugando se pasa volando", el documental que explica cómo los videojuegos alivian el dolor de los niños con cáncer
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los niños necesitan jugar y el juego también cura. Un estudio científico llevado a cabo por la Fundación Juegaterapia en el Hospital La Paz de Madrid así lo ha demostrado. La investigación, publicada en la revista “Journal of Medical Internet Research”, encontró que los pacientes pediátricos oncológicos con mucositis post-quimioterapia, una de las consecuencias más dolorosas del tratamiento que no les permite ni tragar saliva, sienten menos dolor cuando juegan con videojuegos.

Así se muestra en el documental “La quimio jugando se pasa volando”, que cuenta con la colaboración especial de Alejandro Sanz como narrador, con el que la fundación quiere concienciar del beneficio que tiene para los niños enfermos de cáncer el uso de los videojuegos.

Un emotivo documental que demuestra el poder curativo del juego

El estudio queda reflejado en un emotivo documental “La quimio jugando se pasa volando” donde los protagonistas, niños con cáncer, sus familias y el equipo médico de La Paz, hablan de su experiencia personal y científica. Además, cuenta con la colaboración especial de Alejandro Sanz que pone su voz en la narración.

La película, que se puede ver ya en Amazon Prime Video y Filmin, cuenta con los testimonios reales de los niños Estephany, Dani, Mario, Carlos, Marcos, Aaron, David, Héctor, Alejandro y Manuel que, junto a sus familias, explican lo que supuso para ellos el cáncer y cómo los videojuegos les ayudaron a superarlo.

Aquí tienes un avance del documental con sus protagonistas.

La Fundación Juegateparia con esta campaña hace un llamamiento a la donación de consolas ahora, pasadas las navidades, momento en el que se sustituyen las antiguas por las nuevas que han llegado a las casas como regalo en estas fiestas.

Además, quiere con la difusión de los resultados de este estudio científico, llegar a las direcciones médicas hospitalarias para incluir a los videojuegos en los protocolos de las terapias sanitarias.

El estudio pionero confirma que los videojuegos alivian el dolor agudo

Cancer

La Fundación Juegaterapia, que ayuda a los niños enfermos de cáncer, lleva diez años instalando videoconsolas en las habitaciones de oncología pediátrica de hospitales de toda España y de otros países. Ahora, un estudio científico pionero promovido por la fundación confirma que jugar con videojuegos durante el tratamiento de quimioterapia, hace que los niños sientan menos dolor y que se favorezca el proceso de curación.

Esta es la primera vez que se mide el efecto beneficioso de la utilización de los videojuegos en el manejo del dolor agudo. Ya estaba demostrada la mejoría en los pacientes pediátricos desde el punto de vista psicológico, ya que reduce la ansiedad que les produce la hospitalización, favoreciendo la relajación mental en dichas situaciones.

La investigación compara la influencia del empleo de videoconsolas en el dolor de los niños, las dosis de morfina requeridas y el nivel de activación del sistema simpático/parasimpático con dispositivos de monitorización de última generación.

Los datos extraídos de este estudio, medidos mediante una Escala Visual Analógica, son muy esperanzadores, ya que se llegó a apreciar hasta un 44% menos de dolor en los momentos de más intensidad.

El dolor de los niños disminuyó un 14% y se redujo un 20% el consumo diario de morfina.

Además, se constató un aumento de un 14% del tono parasimpático, que favorece la curación. Para entenderlo, hay que saber que la nocicepción (percepción consciente del dolor) aguda está asociada a cambios en la regulación del balance simpático-parasimpático.

Ante una amenaza física, nuestro organismo activa el sistema simpático para ayudarnos a huir de esa agresión, pero al mismo tiempo actúa de forma negativa ya que aumenta la tensión arterial y el ritmo cardíaco, entre otras consecuencias. La manera de contrarrestar esta situación es con la activación del sistema parasimpático, el cual favorece la recuperación fisiológica.

Francisco Reinoso-Barbero, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Infantil La Paz de Madrid y coautor del estudio, señala que “las implicaciones clínicas de estos hallazgos serían importantes, porque los videojuegos se podrían incluir como parte del plan terapeútico no farmacológico de las mucositis oncológicas pediátricas”.

El doctor Alonso Puig, otro de los autores del estudio, habla de algunos de sus beneficios:

“Cuando un niño está absorto en un juego que le gusta, esta absorción plena paraliza esa generación de pensamientos perturbadores que producen ansiedad, generan dolor y activan el sistema nervioso simpático, dada la estrecha interacción que existe entre mente y cuerpo. Gracias a la absorción plena en el juego, el niño enfermo activa su sistema nervioso parasimpático.

Esta otra división del sistema nervioso vegetativo tiene dos funciones. Por una parte favorece la interacción social y por otra, ayuda a mantener la homeostasis o equilibrio interno del organismo, reduciendo también el deterioro de los distintos órganos del cuerpo”.

Y concluye:

“Observamos en estos niños una relajación, una reducción en la tensión emocional que muestra que el niño se siente a salvo. Al final se puede resumir todo en nuestra frase: la quimio jugando se pasa volando”.

Vía | Juegaterapia

En Bebés y Más | Kiciclos, la bonita iniciativa de Juegaterapia para que los niños con cáncer reciban la quimio sobre pedales, Un adolescente le regala su nueva PS5 a su vecino de 10 años recién operado de un tumor cerebral: un gesto de buen corazón

Temas
Inicio