Compartir
Publicidad
Publicidad

Primeros auxilios: reanimación cardiopulmonar a un bebé (I)

Primeros auxilios: reanimación cardiopulmonar a un bebé (I)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La reanimación cardiopulmonar es un procedimiento de salvamento que se lleva a cabo cuando la respiración o los latidos cardíacos de una persona han cesado, como en casos de ahogamiento, sensación de ahogo, asfixia o lesiones.

El mecanismo de reanimación no es el mismo para adultos que para bebés, por lo que os vamos a hablar de cómo realizar la reanimación cardiopulmonar a un bebé menor de un año.

La reanimación cardiopulmonar es una combinación de respiración boca a nariz-boca, para proveer de oxígeno a los pulmones del bebé y compresiones cardíacas, las cuales mantienen la sangre del bebé circulando. De este modo intentamos mantener artificialmente las condiciones adecuadas del organismo hasta y para que se reestablezca.

¿Qué es una parada cardiorrespiratoria?

Antes de saber el procedimiento de reanimación conviene conocer qué es una parada cardiorrespiratoria, para reconocerla correctamente. La parada cardiorrespiratoria (PCR) es una situación de emergencia provocada por la interrupción de la respiración y circulación, potencialmente reversible, esto es, recuperable. Se caracteriza porque la persona no respira ni tiene pulso.

En los niños, las causas más frecuentes son las que producen un fallo respiratorio. Una vez que tiene lugar, la PCR lleva a la muerte o a graves secuelas salvo que se inicien rápidamente maniobras adecuadas de reanimación cardiopulmonar, que permiten una oxigenación de emergencia sin medios técnicos.

La reanimación cardiopulmonar (RCP) básica es la que podemos realizar nosotros en primeros auxilios, mientras que la RCP avanzada es la realizada por los servicios médicos (mediante técnicas de aislamiento definitivo de vía aérea, ventilación y oxigenación, monitorización electrocardiográfica, administración de fármacos a través de vías adecuadas y manejo adecuado de arritmias).

Ambas deber ser realizadas siguiendo protocolos específicos basados en las recomendaciones internacionales aceptadas para la enseñanza de la RCP y como es lógico nosotros nos centraremos en la RCP básica para lactantes, en qué hacer nosotros como primeros auxiliadores en el caso de una parada de nuestro bebé (o de un bebé que esté con nosotros).

bebes rcp

Proteger, avisar y socorrer

Lo primero, si ha sucedido un accidente (traumatismo, caída...), es garantizar la seguridad del reanimador y de la víctima, de modo que la situación no empeore. Es importante que mantengamos la calma, nos aseguremos de que el bebé no respira ni tiene pulso y busquemos algún objeto extraño en su boca o garganta para quitárselo por si ésta fuera la causa de la parada.

En cualquier caso, hay que avisar al número de emergencias (112 en España) o mandar que alguien realice esta llamada si el bebé no respira y/o no tiene pulso. Recordamos que el procedimiento ante algún accidente debe ser PAS: proteger, avisar, socorrer.

Si no avisamos a los servicios médicos de inmediato, podemos estar auxiliando sin la valiosa ayuda profesional de manera indefinida y con la posibilidad de que con nuestras maniobras no se produzcan resultados positivos. Unos minutos son cuestión de vida o muerte en estos casos.

Además, desde el teléfono de emergencias nos pueden ayudar en determinadas maniobras o si tenemos dudas acerca de cómo actuar en los primeros momentos de auxilio.

Para determinar que una persona está en paro respiratorio o paro cardiorrespiratorio la primera acción es comprobar si responde a estímulos o no. En el caso de un bebé, para determinar si está o no inconsciente hay que tocarlo, hablarle en voz alta, moviéndolo o dándole un pellizco para ver si existe algún tipo de respuesta.

Tras hacer las comprobaciones previas y confirmar que hay parada cardiorrespiratoria, y a la espera de que lleguen los servicios médicos de emergencia, hay que iniciar cuanto antes la maniobra de reanimación, ya que se puede presentar daño cerebral o la muerte en cuestión de minutos si el flujo de sangre en un bebé se detiene.

Recordemos que nosotros podemos realizar una reanimación cardiopulmonar básica, mientras que los servicios médicos podrán realizar una reanimación avanzada.

De este modo, con los servicios de emergencia avisados, hemos de posicionar bien al bebé y estamos preparados para iniciar la maniobra de reanimación cardiopulmonar, de la que os hablaremos en un próximo tema. Mediante apertura y desobstrucción de la vía aérea, ventilación con aire espirado y masaje cardíaco externo podemos sacar de la parada al bebé.

Y es que, aunque esperamos no tener que usarlos nunca, siempre es bueno conocer los primeros auxilios y cómo realizar una reanimación cardiopulmonar a un bebé, ya que puede que de nuestra actuación dependa su vida.

Más información | Medline Plus, Seup Foto | chunkysalsa en Flickr-CC En Bebés y más | Qué hacer cuando se atraganta un niño (vídeo), Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar a un bebé, Cursos de reanimación cardiopulmonar para padres de bebés con riesgo de muerte súbita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos