Publicidad

La vacuna de la poliomielitis: todo lo que hay que saber

La vacuna de la poliomielitis: todo lo que hay que saber
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Como venimos haciendo desde hace unas semanas, en una serie de entradas en que os explicamos todo lo relacionado con las vacunas infantiles, hoy vamos a hablar de la vacuna de la poliomielitis, que en la infancia se encuentra combinada con otras vacunas como las del tétanos, la difteria, la tos ferina... en las presentaciones pentavalentes y hexavalentes, o bien suelta, ella sola, para cuando sólo se quiere administrar esta vacuna (un niño que viene de otro país cuando ya es mayor y no hay posibilidad de administrarle las vacunas infantiles).

La vacuna de la poliomielitis se administra , en la infancia, dentro de la vacuna hexavalente, administrada a los 2, 4 y 6 meses, que protege ante seis enfermedades: el tétanos, la difteria, la poliomielitis, la tos ferina o pertussis, el Haemophilus influenzae tipo B y la hepatitis B. A los 18 meses se administra la pentavalente, que lleva otra dosis de poliomielitis.

Es una vacuna que se administra en cuatro veces y que no necesita de ningún recuerdo, así que una vez administrada en esas edades (2, 4, 6 y 18 meses) ya no hay necesidad de volver a aplicarla. En caso de que un niño tenga más de 7 años y nunca se le haya aplicado, será suficiente con tres dosis de la vacuna.

Qué es la poliomielitis

Es una enfermedad que padecieron muchos de los adultos de la generación que nos precede porque se produjeron brotes entre 1950 y 1964 que podrían haber sido mínimamente controlados con la vacuna, que llegó a España en 1955 pero sólo se administró a los hijos de personas afines al régimen franquista, además de a los de empleados de grandes empresas. No fue hasta 1964 que la vacuna se hizo extensiva a toda la población.

Ahora, gracias a eso, es muy difícil ver nuevos casos de poliomielitis, que es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus poliovirus, que invade el sistema nervioso y que llega a producir parálisis en cuestión de horas. Afecta sobre todo a niños menores de 5 años.

El contagio se produce a través de la boca (secreciones respiratorias) y por vía fecal oral, o sea, cuando hay poca higiene de manos. Una vez el virus entra puede no infectar y ser asintomático (la mayoría de las veces) o puede entrar en el sistema central, pasar al torrente sanguíneo y empezar a destruir células nerviosas motoras, provocando la parálisis flácida aguda. Los síntomas iniciales son fiebre, fatiga, dolor de cabeza, vómitos, dolor en los miembros y rigidez del cuello. Una de cada 200 personas infectadas sufrirán una parálisis irreversible y entre el 5% y el 10% de estos casos fallecen por parálisis de los músculos respiratorios.

Cómo prevenir la enfermedad

Siendo una enfermedad tan contagiosa el único modo de controlarla y evitarla es mediante la vacunación de la mayor cantidad de niños posibles. A mayor vacunación, menor probabilidad de que se contraiga la enfermedad y de que se genere un brote. Se trata, de hecho, de una enfermedad prácticamente erradicada, que no lo es del todo porque aún siguen apareciendo brotes en países cuyo porcentaje de vacunación no es elevado, como Nigeria, Mali, Afganistán, Pakistán e India.

¿Tiene tratamiento la poliomielitis?

No hay un tratamiento que cure la enfermedad, sino varios tratamientos para paliar los síntomas de la infección. Estamos hablando de usar antibióticos si hay infección urinaria, calor húmedo para reducir el dolor y los espasmos musculares, analgesia para el dolor muscular y los espasmos y tratamientos de fisioterapia, cirugía o de corrección ortopédica para ayudar a recuperar fuerza y funcionalidad muscular.

¿Dónde se pone la vacuna?

Vacunas infantiles

A los bebés, es decir, cuando se les pone a los 2, 4 y 6 meses, se les administra vía intramuscular (dentro del músculo) en la pierna. En el cuádriceps, para ser más exactos. Antiguamente se administraba en la nalga, pero se ha visto que la absorción es peor, siendo de elección músculos como el deltoides (en el hombro, pero no recomendable en bebés) y el cuádriceps.

Cuando se les pone a los 18 meses se suele hacer en el brazo, en el músculo deltoides del hombro.

Efectos secundarios de la vacuna de la poliomielitis

La vacuna de la poliomielitis, cuando va unida a otras vacunas, puede producir efectos secundarios derivados de la poliomielitis, pero también de las vacunas que le acompaña. La dosis de la polio administrada por sí sola tiene pocos efectos secundarios serios, aunque puede aparecer dolor, enrojecimiento e hinchazón de la zona de inyección.

La porción de tétanos de la vacuna puede producir dolor e hinchazón de la zona de inyección, y a veces una erupción que suele desaparecer a las 24 horas. La de difteria puede tener los mismos efectos secundarios que la del tétanos.

Cuando se acompaña de la tos ferina puede dar fiebre e irritabilidad, y si se acompaña de Haemophilus influenza tipo B puede dar también algo de fiebre. Aunque en general, toda vacuna puede acompañarse de fiebre.

Se ha reconocido la ocurrencia de inflamación cerebral tras la vacuna (hablo de la vacuna combinada) pero la incidencia es muy baja (1 de cada 110.000 casos) y no se sabe si se trata de una reacción a la vacuna o si es provocada por otras sustancias o infecciones.

¿Tiene relación con el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante?

Como ya explicamos en las anteriores entradas, se dice que la vacuna de la difteria y el tétanos, combinada con las otras vacunas, en este caso con la poliomielitis, podría estar relacionada con el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Sin embargo, no existe evidencia científica que demuestre que haya relación entre una cosa y otra.

El mito sigue vivo porque la primera dosis se administra a los dos meses, cuando el riesgo de SMSL es muy elevado.

Fotos | Tom & Katrien, Cory Doctorow en Flickr Más información | Medline Plus, VacunasAEP En Bebés y más | 180.000 niños mueren cada año a causa del tétanos neonatal, “Las vacunas son muy eficaces para prevenir las enfermedades”. Entrevista a Carlos González (I) y (II), Diez cosas que debemos saber sobre las vacunas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir