Compartir
Publicidad
Publicidad

"Los laboratorios ganan mucho más dinero haciendo jarabes para la tos, vitaminas y reconstituyentes que con las vacunas". Entrevista a Carlos González (II)

"Los laboratorios ganan mucho más dinero haciendo jarabes para la tos, vitaminas y reconstituyentes que con las vacunas". Entrevista a Carlos González (II)
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer os ofrecimos una entrada en la que el pediatra Carlos González respondía a algunas preguntas relacionadas con las vacunas y, sobretodo, a los argumentos que las personas “antivacunas” utilizan para explicar a los padres por qué no deberíamos vacunar a nuestros hijos.

Hoy os ofrecemos el resto de dicha entrevista:

Dice el Dr. Uriarte (autor de uno de los más conocidos libros antivacunas) que lo recomendable son vacunas con un solo virus y esperar seis meses para poner una vacuna diferente.

Bueno, creo que eso lo dice como “mal menor”, en realidad lo que recomienda es no vacunar y punto. Vacunar por separado es en la actualidad imposible (no se comercializan en España las vacunas separadas), y sería peligroso, como ya he comentado. Para la mayoría de las enfermedades, el riesgo es máximo durante el primer año.

También podemos leer como ejemplo Japón: según se dice, a mediados de los 70, Japón elevó la edad de vacunación, de dos meses a dos años y pasó del puesto 17 en el ránking de mortalidad infantil a estar 1º. ¿Es esto cierto?

No, y es muy fácil de comprobar: buscando en google: “immunization schedule, Japan”, en pocos segundos se encuentra el calendario de vacunaciones del Japón. Vacunan a partir de los tres meses.

Es cierto que en los 70 retrasaron la vacunación a los dos años. Fue una decisión errónea, que produjo una grave epidemia de tosferina y la muerte de decenas de niños. Por supuesto, volvieron a adelantar las vacunas.

Otro de los argumentos es el beneficio que consiguen las farmacéuticas con las vacunas. ¿Podría ser que trataran de asustarnos con enfermedades que probablemente no padeceremos nunca para que recibamos una vacuna que cuesta un “pastón”?

Haz cuentas: ¿cuánto te gastas al cabo del año en pasta de dientes, y cuánto te gastas en vacunas? Por supuesto que los laboratorios ganan dinero con las vacunas, lo mismo que el que cultiva lechugas gana dinero con las lechugas (¿será por eso que nos dicen que la verdura es sana, para enriquecerse? ¡no se puede ir buscando conspiraciones por todas partes!).

Pero el presupuesto anual del Barça es superior al gasto total en vacunas en España (incluida la del papiloma, que es tan cara como todas las demás juntas). Los laboratorios ganan mucho más dinero haciendo jarabes para la tos, vitaminas y reconstituyentes o cremas antiarrugas que con las vacunas.

¿Qué opinión te merece la vacuna de la gripe A y la declaración de pandemia por parte de la OMS?

“Pandemia” no indica la gravedad de la gripe, sino su extensión. La OMS declaró una pandemia de nivel 6 porque se produjo una epidemia de nivel 6 (un nuevo virus de la gripe que produce infecciones en varios países de distintos continentes).

Es cierto que se compraron más vacunas de las que finalmente fueron necesarias. Pero es difícil predecir con meses de antelación lo que va a ocurrir, y los gobiernos se prepararon para lo peor. ¿Queremos que el gobierno no compre las vacunas hasta que hayan muerto al menos 10.000 personas, o cuál es el plan?

Lo realmente trágico es que, por culpa de las mentiras de algunos iluminados (yo recibí correos en cadena asegurando que la vacuna era un arma biológica para exterminar a la población), mucha gente que se debería haber vacunado (embarazadas, enfermos crónicos…) no se llegó a vacunar. Y la gripe existió, y los hospitales estuvieron a rebosar, y mucha gente murió, y algunos de ellos se habrían salvado con la vacuna.

¿Qué les dirías a aquellas personas que esgrimen que la lactancia es la mejor y más natural vacuna y que gracias a ella se pueden obviar las vacunas industriales?

La lactancia materna no es una vacuna, no induce la formación de anticuerpos. Se ha comprobado que la lactancia materna disminuye (pero no elimina por completo) el riesgo de algunas enfermedades, como las infecciones por Haemophilus y neumococo. Pero no hace nada frente a tosferina, sarampión, tétanos y otras muchas.

Los niños que toman el pecho tienen el mismo derecho que los demás a vacunarse, y deben hacerlo a la misma edad.

Hay que insistir en que, si las vacunas no se ponen antes, no es porque los niños estén protegidos de forma natural, sino porque las vacunas no son efectivas antes. Ójala lo fueran. Los niños más pequeños, que todavía no se han vacunado, están protegidos por la inmunidad de grupo: si todos los demás se vacunan a la edad adecuada, no habrá nadie que les pueda contagiar.

En marzo de 2009 una niña australiana de un mes, Dana McCaffery, murió de tosferina. Sus dos hermanos mayores estaban vacunados, pero a ella no le dio tiempo. Vivía en una zona con una baja cobertura de vacunación, y alguien que tenía tosferina la contagió. Probablemente un niño mayor, con una enfermedad leve. Esta es la web que sus padres han creado para honrar su memoria y para animar a la gente a vacunarse: http://danamccaffery.com/

Dana tomaba el pecho.

Desde la medicina homeopática se habla de vacunas homeopáticas para algunos virus y de remedios que atenúan los efectos cuando un bebé coge la enfermedad para otros virus, tratándoles desde el primer síntoma. Según comentan, son más seguros y también son eficaces. ¿Qué sabes al respecto?

Numerosos estudios prueban que las vacunas de verdad son seguras (es decir, tienen relativamente pocos efectos secundarios) y eficaces (es decir, previenen las enfermedades que dicen prevenir). Ningún estudio prueba ni la seguridad ni la eficacia de las llamadas “vacunas” homeopáticas. Estamos dispuestos a aceptar que son seguras, puesto que no son más que bolitas de azúcar muy caras, y por tanto no es probable que tengan efectos secundarios. Pero desde luego no son eficaces.

Y tampoco hay ningún “medicamento” homeopático capaz de curar o aliviar ninguna enfermedad infecciosa. Eso sí, como muchas enfermedades infecciosas, si no hay complicaciones, se curan solas, la homoeopatía sirve para “tratar” los casos no complicados de varicela, sarampión, gripe o paperas. En esos casos, un vaso de agua es un tratamiento igual de eficaz y mucho más barato.

¿Qué opinas acerca de las vacunas opcionales (la del neumococo, el rotavirus y la varicela)? ¿El hecho de que no formen parte de un calendario hace que sean poco importantes?

Más bien al revés: no es que sean poco importantes porque no están en el calendario, sino que nuestras autoridades no las han puesto en el calendario porque consideran que, dada la eficacia de la vacuna, la incidencia y gravedad de la enfermedad y el precio de la vacuna, en estos momentos esas vacunas no son lo bastante importantes.

¿Qué puede llevar a alguien a inventar argumentos en contra de las vacunas?

Es un misterio.

Y con esto finaliza la entrevista que le hicimos al Dr. Carlos González. Creo que hemos tocado los temas más relevantes, pero si tenéis dudas no resueltas podéis dejar las preguntas en los comentarios de esta entrada y serán publicadas en una tercera entrada con las respuestas del conocido pediatra.

En Bebés y más | “Las vacunas son muy eficaces para prevenir las enfermedades”. Entrevista a Carlos González (I), “En defensa de las vacunas”: nuevo libro de Carlos González, Carlos González responde a la pregunta: “vacunas sí o vacunas no”, El fraude que relacionó vacunas y autismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos