Compartir
Publicidad
La historia del hombre que salvó la vida de más de dos millones de bebés gracias a "su brazo de oro"
Salud infantil

La historia del hombre que salvó la vida de más de dos millones de bebés gracias a "su brazo de oro"

Publicidad
Publicidad

James Harrison es australiano, tiene 81 años y es conocido como "el hombre del brazo de oro" por la peculiaridad de su sangre que ha salvado la vida de más de 2 millones y medio de bebés.

Y es que las investigaciones científicas realizadas con su plasma acabaron creando la gammaglobulina anti-D, comúnmente conocida como RhoGAM, un tratamiento que se administra a las mujeres embarazadas afectadas por incompatibilidad Rh.

Un donante de sangre muy especial

Cuando James tenía 14 años enfermó gravemente y como consecuencia de ello debieron extirparle un pulmón, necesitando varias transfusiones de sangre para sobrevivir. En total, le transfundieron 7,5 litros y él siempre sintió que estaba en deuda con la gente que le ayudó y quiso devolver el favor.

Y así fue como, al cumplir 18 años, James se hizo donante de sangre de forma regular.

En aquellos años, los científicos buscaban desesperadamente una forma de acabar con una condición muy grave o incluso mortal para el recién nacido llamada enfermedad hemolítica, ocasionada por la incompatibilidad entre los Rh de la sangre de madre y el bebé.

sangre
Durante 11 años, James acudió puntal a su cita como donante hasta que los médicos descubrieron algo asombroso en su plasma.

En la sangre de James existía un raro anticuerpo conocido como inmunoglobulina Rh(D) o anti-D que los científicos vieron que podía de desactivar la reacción provocada en el bebé por la incompatibilidad del Rh materno.

Así fue como James se convirtió en un seguro de vida para muchos bebés afectados por esta condición, y pasó a ser apodado como "el hombre del brazo de oro", siendo el primer donante australiano de plasma con anti-D.

Más de 2,5 millones de bebés salvados

En 1999, James Harrison fue galardonado con la Medalla de la Orden de Australia, y en 2011, a la edad de 75 años, cumplió su donación número 1000, que en aquel momento equivalía a una donación cada tres semanas durante 57 años.

Y es que desde que cumpliera la mayoría de edad, James no ha dejado de donar siendo muy consciente de la importancia y peculiaridad de su plasma sanguíneo, gracias al cual se ha ayudado a prevenir la muerte de dos millones y medio de bebés, a causa de la enfermedad hemolítica.

Hoy, James cuenta con 81 años y según las normas médicas ha tenido que dejar de donar. Atrás quedan más de 60 años de donaciones ininterrumpidas y millones de vidas salvadas.

"Algunas personas dicen que soy un héroe, pero nunca hice nada extraordinario. Estaba cómodo, sentado en una una habitación mientras donaba. Luego me ofrecían una taza de café y algo para comer y yo continuaba con mi camino y mis obligaciones de ese día. Nunca hubo problemas ni ninguna dificultades" - declara a NPR mientras a anima a la gente a hacer lo mismo.

¿Qué es la incompatibilidad Rh?

La incompatibilidad Rh es una afección que surge durante el embarazo y causa de preocupación de muchos padres, pero hoy en día es fácilmente detectable y prevenible.

El Rh es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre. Es determinado por un antígeno (el antígeno D) que se encuentra en la superficie de los hematíes también conocidos como glóbulos rojos. Cuando el antígeno está presente en la sangre, la persona es factor Rh positivo, en cambio si está ausente es Rh negativo.

Si la madre es Rh negativo y el padre Rh positivo, el bebé tiene dos tercios de posibilidades de heredar el factor positivo del padre, provocando una incompatibilidad con el factor negativo de la madre.

Si el factor Rh del bebé es negativo como el de la madre no habría problema, pero si heredara el factor positivo del padre, el cuerpo de la madre podría fabricar anticuerpos al considerar la sangre del bebé como algo peligroso que hay que atacar.

Estos anticuerpos pasarían a la placenta y comenzarían a destruir los glóbulos rojos del feto, pudiendo causar desde problemas leves hasta otros potencialmente mortales.

Sangre

Esta incompatibilidad no suele producirse en el primer embarazo (a no ser que haya estado precedido de algún aborto) ya que el organismo tardar en fabricar anticuerpos.

¿Cuál es el tratamiento?

En la actualidad, el tratamiento ante una incompatibilidad Rh es muy sencillo y se basa en la utilización de inyecciones de inmunoglobulinas especiales llamadas RhoGAM.

Por eso, si durante el embarazo se detecta en la madre un Rh negativo siendo el padre positivo, la embarazada recibe una inyección de gammaglobulina anti-D alrededor de la semana 28 para prevenir la fabricación de anticuerpos durante el parto, cuando la sangre de la madre puede mezclarse con la del bebé, y otra inyección dentro de las 72 horas después del parto para impedir que la madre genere anticuerpos.

También se administra ante situaciones de riesgo como la amniocéntesis, la biopsia de vellosidades coriales o un traumatismo abdominal.

Pero, si por alguna razón se detectara que la madre ha desarrollado anticuerpos durante el embarazo antes de la administración de estas inyecciones, el embarazo deberá controlarse para aplicar al recién nacido el tratamiento pertinente, en función de su gravedad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio