Compartir
Publicidad

Déficit de vitamina B en bebés y niños

Déficit de vitamina B en bebés y niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un tema recurrente y que siempre es actual son los posibles déficits nutricionales en los niños. Aunque es cierto que en los países desarrollados es muy difícil que se produzcan, también es verdad que es necesario que el niño reciba una dieta variada para cumplir esta premisa.

El problema está en que a veces es difícil hacer una dieta variada en un niño, sobre todo los más pequeños, que pueden rechazar muchos de los alimentos que se le ofrecen. Esto es una etapa transitoria pero que a veces se puede convertir en un serio problema si no se tiene el tiempo y la paciencia suficiente para lograr salvar ese rechazo del niño a determinados alimentos.

La mejor forma de disminuir este riesgo consiste en consultar siempre la alimentación del niño con el pediatra y "jugar" con la elaboración de los platos, de forma que el profesional pueda certificar la suficiente variedad y calidad nutricional de los alimentos y el niño asocie comer con algo divertido. Aún así es muy frecuente que muchos padres alberguen dudas sobre posibles déficits en este rango de edad, siendo uno de los más consultados el de posible déficit de vitaminas.

En otras zonas el problema es que el acceso a los alimentos que contienen estas vitaminas está limitado o es difícil.

La llamada "vitamina B" realmente no es un solo compuesto, sino un grupo de sustancias de las que las más importantes en caso de presentar déficit son la tiamina, la riboflavina, la niacina, la B6, el folato, la B12, la biotina y el ácido pantoténico.

En este post se tratan los principales aspectos relacionados con el déficit de este grupo de sustancias, como las causas, síntomas y tratamiento.

Por qué se produce el déficit de vitamina B

Dado que la vitamina B no es una sola sino que es un grupo de sustancias, en general el denominador común a todas ellas es que para que se produzca un déficit de vitamina B (ó vitaminas B) es necesario que el niño ingiera una dieta con poca variedad y diversidad de alimentos.

En función de qué compuesto del grupo se trate, se encontrará con mayor facilidad en determinados alimentos. En general y a modo de resumen, los lácteos, la carne, los cereales y las verduras suelen ser ricos en los diferentes compuestos que integran el grupo de las vitaminas B.

En zonas donde es más difícil acceder a estos alimentos es mucho más fácil ver alteraciones secundarias al déficit de alguno de los componentes del grupo de las vitaminas B.

A veces el problema reside en que el niño tiene otra patología asociada que le condiciona problemas en la digestión o absorción de determinados nutrientes, lo que puede desencadenar también déficit de algunos de los compuestos incluídos en el grupo de las Vitaminas B.

También pueden verse algunos déficits en los vegetarianos estrictos, aunque esto lógicamente es algo muy raro en la infancia.

Síntomas del déficit de vitamina B

Los síntomas dependen también de la sustancia en concreto que esté deficitaria, aunque por lo general la mayoría producen síntomas y cuadros a nivel del sistema nervioso. Entre los síntomas más frecuentes a este nivel se encuentran los cuadros de picor, molestias, dolor e incluso parálisis. A veces lo que se evidencian son cambios de carácter en el niño. También pueden verse cuadros de afectación de la vista o incluso daño cerebral, en los casos más severos.

También se pueden ver síntomas en la piel, como diferentes variedades de dermatitis, o afectación de otros órganos como el corazón.

Los síntomas dependen no sólo del compuesto que sea deficitario (por ejemplo, el déficit de tiamina es el causante del beriberi), sino que la gravedad de los síntomas depende de la importancia del déficit. De ahí la importancia de realizar adecuadamente los controles de seguimiento del niño sano y aportar una dieta completa y variada.

Tratamiento del déficit de vitamina B

El tratamiento del déficit de vitamina B (ó vitaminas B) depende del compuesto que se objetive como deficitario y de la gravedad de los síntomas que presente el niño.

En los países desarrollados es muy difícil ver un déficit de vitaminas B, y mucho más un déficit grave. En estos casos puede que el niño requiera estudios para estimar otros procesos (que por ejemplo alteren la absorción de las vitaminas) o bien ser ingresado para tratar los síntomas.

En los déficit leves el pediatra estudiará el grado de déficit y pautará la medicación adecuada, cuya pauta debe ser siempre cumplida.

Foto | AmazonCARES, Flicker licencia CC

En Bebés y Más | Vitaminas esenciales para el recién nacido, Déficit de vitamina A en bebés y niños, Errores frecuentes en la alimentación infantil, Errores frecuentes en la alimentación infantil (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos