Complicaciones más frecuentes en el postparto y señales de alarma

Complicaciones más frecuentes en el postparto y señales de alarma
Sin comentarios

El postparto o el puerperio, las primeras seis semanas después del parto, es una etapa de grandes cambios en el cuerpo de la mujer, pues todos los órganos involucrados en el embarazo y el parto regresan a su estado anterior. 

Por esta razón, requiere de algunos cuidados y vigilancia, pues pueden surgir algunos inconvenientes. A continuación explicaremos las complicaciones frecuentes del puerperio que requieren de consulta médica.

Fiebre de 39°C o más

Tener fiebre puede estar indicando que hay una infección que el cuerpo está combatiendo. Puede ser en la zona de la episiotomía o de la cesárea, como también una mastitis (infección en uno o ambos senos) si estás dando el pecho.

Consulta al médico si la fiebre es de 39ºC o más y si persiste por más de 24 horas. Es habitual padecer algo de fiebre con la subida de la leche, pero nunca dura más de 24 horas.

Sangrado vaginal intenso

Tras el parto, se produce un sangrado abundante en los primeros tres días y aunque luego disminuye, puede extenderse varias semanas. Es lo que se conoce como los loquios del postparto.

Es normal seguir sangrando, pero si notas que tienes un sangrado vaginal más intenso del que vienes experimentando, si percibes un olor fétido o si los coágulos son de gran tamaño, consulta con el médico.

Las hemorragias son normales después del tercer o cuarto día posteriores al parto; en un comienzo el sangrado es rojo intenso para ir cambiando de color hasta desaparecer alrededor del mes.

Dolor intenso en el bajo vientre

Consulta al médico si los dolores en la zona abdominal son persisten luego de los cinco días posteriores al parto.

El dolor en el bajo vientre es normal, pues el útero está reacomodándose y volviendo a su tamaño natural, pero si el dolor es intenso puede estar indicando que la placenta no se ha expulsado en su totalidad. Consulta también si hay enrojecimiento de la herida de la cesárea o dolor anormal en el sitio de la episiotomía.

Enrojecimiento o endurecimiento de los senos

Enrojecimiento y endurecimiento, hinchazón o calor de uno de los senos, acompañado de malestar y fiebre: consulta al médico porque pueden ser signos de mastitis o de alguna obstrucción en el conducto lactífero. Las compresas calientes y los masajes en la zona ayudan a aliviar el dolor hasta que contactes al doctor.

Dolor o presión en el pecho

Si el dolor es en el pecho y está acompañado de falta de aire, llama de inmediato a las emergencias médicas.

Hinchazón o dolor en una pierna

Si sientes dolor o hinchazón en las pantorrillas o los muslos te duelen y sientes calor localizado o enrojecimiento puedes estar padeciendo de flebitis (infección en las venas) o una trombosis venosa (la formación de un coágulo de sangre en la vena). Consulta con el médico.

Ardor al orinar

Consulta al médico si sientes ardor o quemazón al orinar o si tienes una necesidad de orinar frecuentemente. Estos síntomas, asociados a un color muy oscuro en la orina pueden estar indicando infección urinaria.

Otros signos de alarma

Si sufres dolor de cabeza intenso y repentino o pérdida repentina del habla, la visión, el equilibrio, la fuerza o en un lado de su cuerpo, consulta urgentemente.

Si sufres pérdida del apetito o cambios repentinos de humor, consulta al médico si los síntomas emocionales están perturbando el normal desarrollo de la vida en común con tu bebé.

Es normal que sientas desánimo durante las dos primeras semanas después del parto (ya hemos hablado aquí del Baby Blues o leve depresión postparto). Pero si los indicios se intensifican o perduran más allá de los 15 días posteriores al parto pueden estar indicando depresión y necesitarás de tratamiento especializado.

En Bebés y más | Nueve verdades incómodas del postparto: entuertos, loquios, estreñimiento y otras molestias habituales, No te saltes las visitas al ginecólogo y a la matrona tras el parto: son fundamentales

Temas
Inicio