Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Vale la pena congelar células madre del cordón umbilical? (I)

¿Vale la pena congelar células madre del cordón umbilical? (I)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días apareció una noticia que decía que una niña de cuatro años se está recuperando favorablemente de un cáncer cerebral gracias a las células madre de su cordón umbilical. Esta noticia ha hecho que muchas futuras madres y padres empiecen a dudar sobre qué hacer en el momento del parto y que muchas madres y padres actuales tengan remordimientos por no haber conservado la sangre del cordón de sus hijos.

Algunos expertos han querido poner un poco de paz en el asunto y han declarado que ni la niña se ha curado, ni fue gracias al tratamiento de células propias exclusivamente, ya que además de estas células se utilizó el tratamiento habitual en enfermedades como la de esta niña, con el que al parecer se obtiene el mismo resultado.

Los padres resolvieron la duda sobre qué hacer con la sangre de cordón de su hija Alba guardándola en un banco de cordón privado. Digo resolver la duda porque congelar células madre del cordón umbilical es sólo una de las cuatro posibilidades a tener en cuenta a la hora de decidir el destino de la sangre del cordón, ya que también puede ser donada a un banco público (para uso público, tanto para investigación como para ser utilizada como tratamiento a personas que la necesitan), puede acabar siendo desechada (si se realiza un corte de cordón más o menos prematuro y no se ha decidido donar) y puede acabar en el bebé (si no se pinza el cordón y se deja latir para que la sangre llegue a su receptor original).

Ante todas estas posibilidades, y tras conocer el caso de Alba, nos preguntamos: ¿vale la pena congelar células madre del cordón umbilical?

El caso de Alba

El caso de Alba, comentado hace unos días en Bebés y más, ha originado el debate, ya que muchos medios han publicado el mensaje de que la niña mejora de su cáncer cerebral gracias a las células madre de su cordón umbilical.

Digamos que falso del todo no es, pero es una verdad a medias. Siendo la niña tratada en el Hospital Niño Jesús de Madrid y necesitando células madre para recomponer su sistema sanguíneo los padres comentaron a los profesionales que tenían guardada la sangre del cordón umbilical de Alba en un banco privado. Los doctores utilizaron esas células porque, por supuesto, pueden ser un buen recurso para casos así, pero también tuvieron que recurrir a células de su sangre periférica.

Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) explica lo siguiente al respecto:

Es muy peligroso que la gente piense que sin el trasplante de cordón no se hubiera salvado, porque no es cierto. El procedimiento estándar es usar las células de la sangre periférica y, como se ha visto otras veces, se obtiene el mismo resultado. Es importante que las familias sepan que si su hijo sufre la misma enfermedad que Alba podrá ser tratado, aunque no hayan guardado muestras del cordón.

Enric Carreras, presidente de la Fundación Josep Carreras, donde se incluye el Registro de Donantes de Médula Ósea, que se coordina con todos los bancos públicos de cordón del mundo expresó lo siguiente:

Se está lanzando un mensaje erróneo. La niña aún no está curada y, en cualquier caso, el mérito no es del trasplante de cordón. Había otras opciones. Me preocupa que se generen falsas esperanzas.

¿Donarlo a un banco público o guardarlo en un banco privado?

De las cuatro opciones mencionadas (y descartando la de desecharlo, de la que creo que no hace falta hablar), dos de ellas suponen extraer la sangre del cordón para posibles fines terapéuticos, la donación a un banco público y la conservación en un banco privado para que lo use la persona donante o sus familiares.

bebe-y-cordon-umbilical2.jpg

Para tomar esta decisión hay que tener en cuenta diversos factores, que trataremos a continuación:

En primer lugar, las aplicaciones de las células madre de cordón umbilical son variadas, aunque se utilizan sobretodo para tratar leucemias. Muchos de los casos de leucemia tienen un componente genético y en casos así la sangre propia no sirve. Es decir, si a un niño se le detecta un cáncer y éste está motivado por un componente genético, las células madre de su propio cordón umbilical no servirán, pues tendrán el mismo código genético. En casos así hay que recurrir a muestras de otros donantes.

En segundo lugar, la mayoría de intervenciones realizadas provienen de muestras obtenidas de cordones ajenos, siendo muy pocas las realizadas con cordones propios (aunque también es cierto que seguro que se conservan muchas más muestras en bancos públicos que en bancos privados y que las donadas pueden tener múltiples candidatos, mientras que las privadas sólo al bebé y a sus familiares).

Según Matesanz, el director de la ONT:

Quienes optan por un banco privado están en su derecho y es una decisión muy respetable, pero deben saber que la rentabilidad es muy escasa porque las probabilidades de que lleguen a usarlo son muy bajas.

Desde Crio-Cord, la empresa donde los padres de Alba conservaron el cordón de la niña se ha lanzado el siguiente mensaje:

La mayoría de los trasplantes se han hecho con muestras de bancos públicos [...] lo único que nosotros ofrecemos es que garantizamos a la familia que, en caso de necesitarlo, pueda tenerlo.

Se estima que la probabilidad de que un recién nacido o algún familiar necesite en un momento determinado de una terapia regenerativa con una compatibilidad alta entre un donante y su receptor es de 1 caso por cada 20.000 habitantes (un 0,005%).

En tercer lugar, una familia que quiera congelar células de cordón umbilical de su bebé tiene que escoger entre un centro privado localizado en España o uno localizado fuera de nuestras fronteras. Esta elección es importante porque la legislación española es diferente a la de otros países y en nuestro país, aunque decidas congelar el cordón de tu hijo por tu cuenta y en un centro privado, el estado puede hacer uso de él si lo cree conveniente.

En cuarto lugar, la donación de cordón umbilical a un banco público es un acto altruista y anónimo. Un donante, pese a que quizás pueda necesitar células madre en un futuro, no tiene preferencia por haber sido donante, porque, como decimos, es un acto anónimo.

En quinto lugar, hay que tener en cuenta que las células madre del cordón umbilical se mantienen congeladas durante un tiempo determinado. Con la tecnología actual se calcula que las células se pueden mantener en condiciones óptimas unos 15 años (quizás más). Sin embargo, la mayor aplicabilidad de las células madre en un sujeto se produce cuando éste es adulto o anciano, ya que en la infancia suele haber pocas patologías que requieran este tipo de células (o bien tienen componente genético y no pueden utilizarse).

En sexto lugar, es importante decir que donar la sangre de cordón a bancos públicos es un bien para todos, ya que es un acto que permite curar enfermedades y salvar vidas.

Y en último lugar, hay que resaltar que no todas las donaciones acaban teniendo éxito. Si una muestra no contiene suficientes células madre para ser empleadas posteriormente la muestra se deshecha.

Continuará...

En una entrada que publicaremos dentro de escasas horas podréis leer la última opción a la hora de decidir qué hacer con la sangre del cordón umbilical: que le acabe llegando al bebé.

Fotos | Salimfadhley, Drcornelius
En Bebés y más | Lo que hay que saber antes de decidir conservar las células madre del cordón, Lo que hay que saber antes de decidir conservar las células madre del cordón (II), Conservar las células del cordón umbilical, ¿esnobismo o prevención?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos