Publicidad

Dar antibióticos a la madre durante el parto altera la flora intestinal del bebé

Dar antibióticos a la madre durante el parto altera la flora intestinal del bebé
1 comentario

Publicidad

Publicidad

En aproximadamente el 30 por ciento de los partos se le administra antibióticos a la madre en el momento del parto cuando le ha sido detectada una infección por la bacteria del estreptococo en las últimas semanas de embarazo. Esta bacteria no causa daño en la madre, ni tampoco si entra en contacto con la piel del recién nacido durante el parto, pero si pasa a sus pulmones podría tener graves consecuencias provocando una neumonía y una sepsis neonatal.

Dar antibióticos a la madre durante el parto es una medida recomendada por la SEGO para prevenir este riesgo, pero según una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), también altera la flora intestinal del bebé incrementando el riesgo de sufrir varias patologías.

La colonización inicial del intestino del bebé después del parto es clave para su salud. Dentro del saco amniótico, está en un entorno estéril, pero al nacer su intestino es colonizado por diferentes comunidades microbianas según la forma en que haya nacido (el bebé nacido por vía vaginal es colonizado por las bacterias de la madre al atravesar el canal de parto, el nacido por cesárea no), cómo es alimentado, etc. Lo ideal para el buen desarrollo de su sistema inmune es que se "contamine" de los microorganismos de su madre, es decir nazca por vía vaginal y sea alimentado con leche materna.

Según el estudio del CSIC publicado en la prestigiosa revista Journal of Pediatrics, el uso perinatal de antibióticos, incluyendo la profilaxis intraparto, altera el proceso de establecimiento de la flora o microbiota intestinal en el recién nacido al menos durante el primer mes de vida.

Para comprobarlo, el equipo de investigadores ha estudiado las heces de 40 recién nacidos, 27 prematuros y 13 a término, durante los tres primeros meses de vida. Analizaron la flora intestinal gracias a la tecnología de secuenciación masiva de ADN y encontraron cantidades menores de microorganismos comensales, como las bifidobacterias y los bacteroides, que forman parte de la microbiota normal, las conocidas como "bacterias buenas". Esto era además mucho más acusado en los bebés prematuros.

Estas nuevos hallazgos ponen bajo la lupa la conveniencia de utilizar antibióticos justo en el momento del parto y abre el camino hacia nuevas estrategias de intervención que protejan al bebé de infecciones graves y a la vez limiten el impacto sobre su flora intestinal.

Vía | CSIC
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Que un recién nacido se contamine de su madre parece ser lo más recomendable

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios