Compartir
Publicidad

Los niños que duermen más tienen mejor desempeño en matemáticas, ciencia y lectura

Los niños que duermen más tienen mejor desempeño en matemáticas, ciencia y lectura
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dice Chad Minnich que 'el sueño es una necesidad fundamental para todos los niños, y que cuando los profesores cuentan que hay alumnos sufriendo falta de sueño en las clases, esto tiene mucha importancia, por el impacto en los estudios que se puede producir'.

Por si os preguntáis quien es Chad Minnich, se trata de uno de los editores del Centro de Estudio Internacional TIMSS y PIRLS (son las pruebas que se utilizan para medir competencias de los estudiantes); y también pertenece al Boston College.

Estas pruebas incluyen también cuestionarios para profesores y padres, en los que se incluye información sobre los patrones de sueño y la nutrición de los niños. Se ha detectado que Estados Unidos tiene el número más alto de estudiantes con falta de sueño, tanto que el 73% de los chicos y chicas de nueve y 10 años de edad, y el 80 % de 13 y 14, fueron identificados por sus maestros como muy afectados por esta falta.

Otros países con altos índices son Nueva Zelanda, Arabia Saudita, Australia, Inglaterra, Irlanda y Francia. Finlandia, con muy buena fama debido a su excelente sistema educativo, también está entre las naciones que encabezan las cifras de estudiantes que sufren falta de sueño

Parece que los investigadores también querían saber más sobre la influencia que ejercen los hogares en los jóvenes estudiantes. Se ha escrito mucho sobre el impacto de la riqueza y la pobreza, pero en el Boston College también querían medir datos como el sueño y la nutrición. Y se pretendía cotejar los resultados de los exámenes de matemáticas, ciencia y lectura con la información sobre el sueño de los participantes en las pruebas.

Dormir bien y buen rendimiento académico

Los niños que duermen más tienen mejor desempeño en matemáticas, ciencia y lectura, pasa lo mismo que con la nutrición, y esto es porque si las necesidades más básicas no están cubiertas, es difícil alcanzar un nivel óptimo en los estudios, ya que el organismo requiere que se de respuesta a las primeras.

Karrie Fitzpatrick, es investigadora del sueño en la Northwestern University de Illinois, y quien está convencida de que la falta de sueño hace que los estudiantes más jóvenes sean más volátiles emocionalmente hablando; pero también que tengan menos capacidad de concentración, y muchas dificultades para aprender.

Además existe una tendencia cuando se observan muchos alumnos que no duermen bien, a simplificar las "explicaciones y las instrucciones" dadas por los profesores, porque esos niños responderán mejor si les resulta más sencillo, aunque esto podría ser un problema para los que no acumulan esa falta, ya que no podrán avanzar.

Sin embargo cualquiera puede volver a recuperar la funcionalidad de acumular y procesar contenidos cuando se empieza a dormir las horas suficientes de forma cotidiana (y esas horas son nueve hasta los 12 años, aproximadamente, porque habrá niños que con 8 y media tengan bastantes, y otros que necesiten 10). Es decir mientras no se haya producido un daño permanente, no debemos alarmarnos, eso sí: seamos responsables con las horas de sueño que necesitan nuestros hijos.

¿Qué pasa con la hora de ir a la cama?

Dormir bien

Pues que se ha ido alargando peligrosamente por diferentes motivos (aunque anteriormente ya se había escrito la relación entre sueño y fracaso escolar), pero los expertos señalan (entre otros factores) la utilización de smartphones u ordenadores portátiles (a lo cual se deberían añadir las tabletas), por la tarde - noche. Parece de lógica que tener una luz tan cerca cuando la habitación está a oscuras, distorsiona el escenario ideal para descansar, pero es que además, si no se deja al cerebro reposar de los estímulos externos, se tarda más en conciliar el sueño.

Creo que todos debemos aplicar la lógica a nuestra cotidianidad, y transmitir a nuestros hijos en primer lugar que hay tiempo para todo a lo largo del día (y si no lo hay, se prioriza), y en segundo lugar, que la noche es para dormir (al menos hasta que les llegue la edad en las que empiezan a salir), es decir, lo natural es que los animales diurnos aprovechemos el paréntesis que nos da la oscuridad para descansar y reponer fuerzas. Además es que de esta forma los aprendizajes se transforman en conocimiento activo, ¿os acordáis?

En el fondo falta un poco de respeto por nuestros ritmos biológicos, porque ir en contra de ellos puede ocasionar no sólo la falta de sueño, sino otros problemas de salud derivados de comer mal porque no se tiene tiempo, o no dedicar un rato diariamente a pasear al aire libre para que nos de el sol.

En definitiva es que la falta de sueño tiene una incidencia directa en el aprendizaje, porque dormir bien es muy importante para la memoria y la consolidación de información, y lo contrario ocasionará problemas para retener ideas.

Imágenes | Dwayne, thejbird Vía | BBC Mundo En Peques y Más | ¿Cómo son los trastornos del sueño en la población infantil?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio