Publicidad

Los menores pueden sufrir estrés sin saberlo. Aprendamos a diferenciar los síntomas

Los menores pueden sufrir estrés sin saberlo. Aprendamos a diferenciar los síntomas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Que los niños pueden sufrir estrés es algo que no se nos escapa, pero el estrés es algo serio ya lo sé, entiendo que no es lo mismo estar nervioso que sufrir tensiones que pueden desembocar en algún tipo de trastorno. Y es que no me extraña en absoluto que suceda: alargamiento de la jornada escolar con extraescolares, vespertinas, ludotecas, etc; dificultades para disfrutar del aire libre y los beneficios de la Naturaleza, poco contacto con los padres, etc.

La doctora Selene Zepeda Vidrio del Centro de Capacitación y Calidad del Instituto Mexicano del Seguro Social, explica que el estrés es la respuesta del individuo a situaciones que percibe amenazantes o novedosas para su cotidianidad. Entre las primeras estaría el acoso escolar, entre las segundas (por ejemplo) el nacimiento de un hermano. La especialista asegura que el estrés infantil puede presentarse en cualquier etapa de la vida incluso durante el periodo intrauterino, de forma que si la mujer embarazada percibe tensiones, el feto podría presentar reacciones como aumento en la frecuencia cardiaca y movimientos distintos.

Causas del estrés en los niños

  • Percepción de las dificultades relacionadas con la familia: peleas entre los padres, o entre estos y otros miembros de la familia; problemas económicos; negligencia de los progenitores o excesivo control por parte de estos.

  • En la escuela se consideran fuentes de estrés las dificultades para relacionarse con alumnos y profesores; ser víctima de acoso escolar; presiones académicas o expectativas muy elevadas por parte de los padres; también es causa de estrés el exceso de actividades fuera del horario lectivo.

  • También ocasiona estrés tener preocupaciones constantes relacionadas con la imagen, o un desarrollo muy temprano / muy tardío en los caracteres de diferenciación sexual (son situaciones que sobrevienen a partir de la adolescencia).

Es misión de los padres reconocer los síntomas del estrés.

Y del especialista diagnosticarlo y orientar, eso sí. Por eso estemos alertas a estos signos de alerta que se pueden presentar aisladamente o varios a la vez, y no olvidemos que no siempre los cambios que sufren nuestros hijos se pueden contextualizar, por eso debemos estar dispuestos a admitir que los niños tienen un problema que excede de nuestra capacidad para entenderlo, y aceptar consejo u orientación médica.

Si el niño sufre diarreas frecuentes, o constipación; si además hay alteraciones del apetito, nos preocuparemos. Pero también cuando el peque se cansa o fatiga frecuentemente, o tiene apatía para moverse, o pasividad; si presenta problemas para dormir, también buscaremos el origen.

Puede ocurrir que encontremos el bajo rendimiento escolar como síntoma, o que detectemos problemas para relacionarse con otras personas, y que se haya producido de repente un incremento o disminución de la actividad física. Y por último ¡atentos si el niño está irritable, o se siente triste!

La doctora Zepeda Vidrio dice que el niño o adolescente puede sufrir estrés sin saberlo, y sin la conciencia de qué significa estar estresado; pero a la hora de abordar el problema, es necesario que el menor pueda comprender (de acuerdo con su edad y capacidades) qué le está ocurriendo. Cualquier persona que lo sufra tendrá alteraciones a nivel biológico, psicológico y conductual, por lo tanto el primer paso es identificarlas, para abordar el estrés de forma saludable.

Resulta necesario evitar la cronificacion que podría desembocar en un estrés permanente, incluso después de alcanzar la edad adulta; por eso muchas veces las recomendaciones de hacer cambios en la vida del niño, se acompañan por la sugerencia de una terapia psicológica, a la que también deberían acudir los padres.

Imagen | Jerry Vía | La Crónica de Hoy En Peques y Más | Reconocer y evitar el estrés en los niños, Niños activos físicamente = niños más relajados, Ayuda a tus hijos a generar actitudes útiles y positivas, para que tengan una vida más satisfactoria

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios