Publicidad

Dientes definitivos: cada niño a su ritmo

Dientes definitivos: cada niño a su ritmo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una vez que han salido los dientes permanentes, tenemos un total de 28 piezas, a las que se añaden (a partir de los 17 años) las cuatro muelas del juicio. Ocho incisivos para cortar o picar comida, cuatro caninos para ayudar a triturar, ocho premolares (también se llaman bicúspides) para reforzar la función de cortado y triturado, y ocho molares que colaboran la lengua a tragar la comida, triturando aún más minuciosamente la comida que la lengua envía a la parte posterior de la boca.

Todos los dientes son importantes, todos tienen una función insustituible en el principio del proceso de digestión, pero entre los dientes de leche y los definitivos hay una diferencia de ocho (entre premolares y molares). Los primeros molares definitivos suelen hacer aparición (aproximadamente) hacia los seis años.

La salida de los dientes de leche, su caída y la reposición con piezas definitivas forma parte de un proceso natural del que podemos aprender bastantes cosas, sin alarmarnos cuando creemos que los dientes para siempre tardan, o en esas ocasiones en las que conviven temporalmente el incisivo a punto de caer y el que ocupará su lugar para siempre. Para mí prima recordar que la higiene bucal es aún más importante a partir de las primeras erupciones de dientes definitivos, precisamente por eso: son para toda la vida; que posibles anomalías temporales. Y más teniendo en cuenta que son recomendables visitas anuales a odontólogo, profesional al que podemos trasladar todas nuestras dudas e inquietudes, que ellas y ellos están encantados de solventar las preguntas que tengamos. Aún así, hemos elaborado este post para ayudar a entender los procesos, y señalar algunas de las causas que originan un retraso en la aparición de la dentición definitiva.

¿Cuándo empezará a venir el Ratoncito Pérez a casa?

Dientes definitivos 2

Es importante saber que los dientes definitivos son más grandes, así que a veces nos parecerá que no están bien colocados, puede ser simplemente que aún no tienen espacio (al menos hasta que la mandíbula se ensanche con el crecimiento); en otras ocasiones caben perfectamente porque la colocación separada de los dientes de leche facilita una buena disposición después. Nuestra odontopediatra dice que una dentadura “aparentemente perfecta estéticamente” antes de la dentadura definitiva, ocasiona que los dientes permanentes pueden tener problemas para situarse por falta de espacio.

La edad aproximada en la que dos de los incisivos inferiores (los primeros en salir cuando son bebés, y en caerse años después) empiezan a renovarse, son los seis años. El diente nuevo está debajo de la encía y presiona a su predecesor, hasta a que este se afloja y comienza a moverse, con el tiempo (días, semanas) caerá dejando el espacio libre.

No obstante, hay niños a quienes los dientes nuevos les salen a los cinco años (a veces los cuatro y medio), y otros que con casi ocho apenas han cambiado una pieza, más abajo veremos las causas de esta última situación

Paralelamente observaremos a partir también de los seis, la erupción de los primeros molares permanentes por detrás de las muelas de leche (en total tendremos ocho muelas, cuatro arriba y cuatro abajo). Estas muelas definitivas se deben cuidar muy bien, entrenando a los niños a llevar el cepillo hasta más atrás para que puedan higienizar correctamente.

A partir de ahí se sucede el cambio sucesivamente para dos incisivos superiores - los solemos llamar “palas” - y el resto de incisivos inferiores y superiores.

Dientes de leche y dientes nuevos aprenden a convivir

Dentición

En la boca de los niños se sucederán los cambios hasta los doce años, y a partir de la edad adulta saldrán las muelas del juicio. Así pasarán varios años de dentición mixta en la que desaparecerán dientes de leche, siendo renovados por otros que ya son para siempre.

Hablamos de Dentición Mixta y se produce en dos fases:

  • Primer periodo, comenzará alrededor de los seis años como ya hemos comentado, finalizado este los niños tendrán todos los incisivos centrales (inferiores y superiores) y laterales (inferiores y superiores), por este orden; así como los primeros molares definitivos.

  • A partir de los nueve / 10 años aproximadamente se inicia el segundo periodo. Les toca el turno a los caninos inferiores y los primeros premolares mandibulares (también abajo); mientras que en el maxilar (arriba) hace su aparición el nuevo primer premolar seguido segundo premolar. Los caninos superiores suelen ser los últimos en cambiar).

Esto parece un galimatías, y espero no liados aún más, porque las que sustituyen a las muelas de leche son premolares (de los que llegamos a tener ocho ¿recordáis?).

Pero aún tendrán que salir los segundos molares definitivos, lo cual sucede a partir de los doce años (aunque puede ser antes).

¿Crees que tarda en renovar sus dientes?

Dientes definitivos 3

Teóricamente, pueden existir variaciones en la fecha de erupción de entre seis meses y un año, pero es a tener en cuenta que los dientes erupcionan antes en niñas que en niños (hasta dos años antes), por lo tanto antes de alarmarnos hagamos unos cálculos, seguro que después nos sentimos más tranquilos, aunque siempre podemos hablar con el dentista aprovechando una de las revisiones a las que llevamos a nuestros hijos.

Hay otros factores que provocan variaciones en el momento de la erupción dental permanente, estas suelen ser marcadas por la herencia, patologías locales o alteraciones generales

Veamos con más detalle:

  • La genética puede determinar la reposición de dientes, por eso a veces unas situaciones que tendemos a calificar como anómalas, no son más que la repetición de nuestra propia historia con el desarrollo dental.

  • El género: las niñas desarrollan la dentición definitiva antes que los chicos.

  • Causas físicas: anemia o deficiencia de hierro en sangre, desnutrición, ausencia de alimentación equilibrada, son factores que pueden determinar una erupción tardía de dientes de leche. En este apartado también se pueden incluir las lesiones en boca, encías, o dientes.

  • Nacimiento prematuro: según la OMS y la Asociación Dental Americana, los bebés nacidos antes de las 37 semanas de gestación pueden tener más riesgo de desarrollo tardío de los dientes; pero incluso estos niños, normalizan el intercambio de dientes (permanentes por “de leche”) a partir de los nueve años.

Como veis todo tiene una explicación, pero antes de finalizar querría remarcar dos cosas importantes: creo que es importante consultar el médico en caso de que tengamos cualquier duda, porque es quien descartará posibles enfermedades o lesiones que con toda probabilidad no afectarán solo a la boca de nuestros hijos. En segundo lugar recordar la importancia de limpiar bien los dientes diariamente, y en especial tras la cena.

Imágenes | Carissa Rogers, el7bara, Jenn Durfey, Junta de Andalucía En Peques y Más | Caída de los dientes de leche, El descubrimiento del Ratoncito Pérez, ¿representa el fin de la fantasía?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios