Compartir
Publicidad

Con un poco de paciencia podrás acabar una bonita cámara de fotos como esta

Con un poco de paciencia podrás acabar una bonita cámara de fotos como esta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al ver esta cámara de fotos hecha con poco más que cartón y papeles scrapbook para manualidades, he pensado ¡qué bonita!. Sobre todo para niños que disfrutan creando con sus manos, y para menores de siete años, porque quizás a los más grandes les pueda parecer una simpleza una cámara falsa cuando estamos acostumbrados a tanta tecnología.

Cuando se es pequeño sigue siendo bonito mirar el mundo a través de un objetivo que te muestra el entorno tal como es (sin zoom, sin flash..); y al mismo tiempo nos deja atrapar un pedazo de ese mundo imaginariamente. Además esta cámara quedaría muy bien en un disfraz, o como regalo a los invitados de un cumpleaños (siempre que no sean más de 10 porque se nos van unos cuantos días haciéndolas).

María tiene un blog que se llama "El pez estudio", desde el que no faltan las ideas de detalles hechos en papel y tela que convertirán pequeños momentos en grandes hechos y simples gestos en pruebas de cariño. Pero además vende unas preciosas coronas para los príncipes de la casa, y unos cuadros en papel que parecen cobrar vida.

cámara_de_fotos2-1.jpg

En esta ocasión, os traigo esta idea para esa cámara de cartón de diseño esmerado:

Materiales:

Cartón sencillo para manualidades, papeles scrapbook, tijeras, cinta adhesiva de doble cara, pegamento de barra, cúter, cúter para cortar círculos.

Cómo se hace:

cámara_de_fotos3-1.jpg

En primer lugar dibujamos las plantillas sobre un folio sencillo en blanco. Las más grandes son la base de la cámara, serán rectangulares (10 x 5 centímetros aproximadamente) y marcaremos una x apaisada para conocer el centro, así como un pequeño rectángulo en el extremo superior (el visor).

Después pasamos la plantilla a cuatro cartones (el mínimo para crear varias capas que den cuerpo), y uno de ellos lo forramos con un papel bonito, procurando que la marca para el centro siga visible en una de las caras. Cuenta María que existe un cúter para cortar círculos (ni idea tenía, pero lo apunto), con el que cortaremos lo que será nuestro objetivo.

cámara_de_fotos4-1.jpg

Utilizando una cartulina rectangular lo suficientemente larga (y unos tres centímetros de ancha), acabaremos nuestro objetivo, que colocaremos alrededor del círculo en el cartón decorado, recortando pequeñas pestañas en uno de los bordes apaisados, las cuales permitirán que el rectángulo tenga flexibilidad.

En este momento podemos adherir las diferentes capas que le darán cuerpo a la cámara, haciendo coincidir los visores. Utilizaremos para ello cinta de doble cara (o cola blanca). Pero ¡atención!, antes, y cubriendo por detrás el círculo del papel decorado, pegamos un rectángulo de color claro, o mejor aún de papel acetato, para simular el cristal.

El disparador es bastante fácil de conseguir con una máquina de perforar o una troqueladora. Y el proceso viene a ser el mismo: cortar varias capas de circulitos que pegados unos a otros formen el botón que después será pegado a la superficie.

cámara_de_fotos5-2.jpg

La cinta se consigue con un cordón de algodón forrado en tela y anudado a una tira de cartón como la que veis en la imagen, que previamente se habrá pegado y dejado secar en el reverso del cuerpo de la cámara.

Y ahora mira al objetivo, sonríe y disfruta...

cámara_de_fotos6-2.jpg

Vía | Kirerei Más información | El pez estudio En Peques y Más | Una manualidad divertida y muy útil: noria hecha con cartón para los pequeños muñecos de nuestros hijos, Manualidad con rollos de cartón y papel scrapbook: preciosas cajitas decoradas, Es fácil descubrir por qué Evgeni es conocido como Cardboard Dad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio