Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo fomentar el desarrollo de la empatía en los niños

Cómo fomentar el desarrollo de la empatía en los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me gustaría retomar una serie de artículos que hemos escrito en los últimos meses sobre el acoso escolar, y en concreto quiero responder a mi compromiso de escribir sobre la empatía en los niños. Cuando hablamos de “evitar la violencia escolar por medio de la resolución de conflictos”, os conté que ampliaría un poco más esta visión con sendos post sobre empatía y toma de decisiones.

Cuando somos capaces de sentir o percibir lo mismo que las otras personas, estamos manifestando nuestra empatía, ésta tiene componentes cognitivos, conductuales y emocionales. Es un factor innato en nuestra especie, aunque necesita ser alentado y educado, para mejorar nuestras relaciones sociales.

Los niños perciben fácilmente las emociones simples desde que son bebés, pero no todo es tan sencillo como expresar dolor, alegría o tristeza, porque las personas también sabemos demostrar nuestro agradecimiento o preocupación. Así que se necesitan unos años más para comprender sentimientos más complejos, hacia los 10 años los niños ya son capaces de esto.

Los beneficios de prestar atención desde casa al desarrollo de la empatía son bastante obvios: los niños que son educados para aceptar sus propias emociones y reconocer las de los demás suelen tener más autoestima y también conductas sociales positivas. A partir de los seis o siete años ya se ha desarrollado el factor cognoscitivo de la empatía y en este momento el niño puede entender a los demás y actuar en consecuencia, pero no es hasta el final de la preadolescencia cuando son capaces de extender esta capacidad a personas que ni siquiera conocen.

Parece complicado desarrollar esta cualidad en una sociedad individualizada, pero al fin y al cabo mientras vivamos junto a los demás necesitamos saber que nos rodeamos de personas como nosotros. Los niños pueden aprender que no cuesta nada entender a sus iguales y comportarse en consecuencia, un ejemplo de ello es llamar por teléfono a un amiguito que está triste porque su abuelito ha muerto o hacer una postal de despedida al compañero desolado porque se muda a otra ciudad y deberá buscar nuevas compañías

¿Cómo podemos fomentar el desarrollo de la empatía desde casa?

  • La lectura ayuda a identificar distintos sentimientos y podemos aprovechar para conversar sobre “cómo los percibe el niño”. También podemos aprovechar escenas de alguna película en las que los personajes muestren sus sentimientos.

  • Poder acceder con perspectiva a las diferentes emociones es algo que podemos hacer hablando sobre situaciones conocidas en las que los protagonistas sean amigos, vecinos, etc. Si además educamos a los niños razonando con ellos, además de ayudarse a desarrollar su empatía, favoreceremos un espíritu crítico y una capacidad de comprender su entorno en su totalidad.

  • Podemos hablar con ellos de manera general sobre las posibles consecuencias que nuestra conducta tiene en los demás. Hablaremos sobre el orgullo o la culpa que hemos sentido en otras ocasiones y poniéndonos a nosotros mismos como ejemplo.

  • Nunca ocultaremos nuestras emociones y nos permitiremos exteriorizarlas. Recordad que también aprenden viendo cómo actuamos.

Cuando los niños se acostumbran a analizar emociones percibidas como “positivas” o “negativas” suelen tener autocontrol sobre sus actos y son percibidos como elementos estabilizadores por su grupo de iguales.

Imagen | barekim en Flickr En Peques y Más | La importancia de la educación emocional en familia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos