Compartir
Publicidad
Publicidad

Por qué unificar las recomendaciones de nutrición para la niñez, embarazo o lactancia

Por qué unificar las recomendaciones de nutrición para la niñez, embarazo o lactancia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer vimos que las ingestas dietéticas recomendadas durante el embarazo y la lactancia (y durante el resto de etapas vitales) no son iguales en todos los países. También señalábamos la conveniencia de unificar criterios para que las recomendaciones nutricionales fueran las mismas en todos los los lugares.

Esto tiene sentido por la función que cumplen (o deberían cumplir) las recomendaciones de nutrición. Si un niño, una mujer durante el embarazo o en la vejez necesitan una cantidad de calcio determinada, la carencia de éste podría traer consecuencias negativas para su salud, por lo que se podría poner más cuidado en la alimentación para alcanzar los valores de referencia.

Esto, en un contexto en los que los suplementos vitamínicos están a la orden del día y los mercados nos abastecen con abundancia, parece fácil. Pero no es tan sencillo en los países en vías de desarrollo o en determinados sectores de la población.

Veamos cuáles son las principales diferencias entre los valores de referencia y por qué es conveniente unificar estas recomendaciones de nutrición.

Diferencias entre países

En las tablas con los valores de referencia aparece la cantidad necesaria de nutrientes para distintos grupos de población, como vimos ayer en el caso del embarazo y lactancia. Pero ni los tipos de nutrientes (vitaminas, minerales...), ni los sectores de población incluidos, ni la metodología empleada para determinar las cantidades, ni la periodicidad de las revisiones publicadas son los mismos.

Incluso, tan solo hablando de embarazo y lactancia, algunos países hacen distinciones entre trimestres, y otros (la mayoría) lo engloban en una sola etapa. ¿Qué es lo más conveniente?

De modo que no sólo estamos hablando del dato del hierro en las madres lactantes al que nos referíamos ayer. Hablamos de los valores durante el embarazo, en la adolescencia, en la vejez o en la infancia... ¿Por qué en un país un niño va a necesitar más calcio que en otro? ¿Por qué en este otro país no se tiene en cuenta el periodo de la adolescencia? ¿Por qué los nutrientes analizados no son siempre los mismos? ¿Con qué criterios se realizan las distintas recomendaciones?

alimentos

¿Para qué sirven las ingestas dietéticas de referencia?

La utilidad de las recomendaciones nutricionales de referencia es muy amplia. Se pueden utilizar en la planificación y evaluación de dietas individuales y colectivas, en la interpretación de consumos, en el desarrollo de programas de producción de alimentos y de normas de educación nutricional, en la elaboración y diseño de nuevos alimentos e incluso en el etiquetado de algunos productos alimenticios.

Pero, fundamentalmente, los valores de ingesta de nutrientes de referencia tienen como objetivo final la promoción de la salud: se centran, no solo en la prevención de riesgos asociados al déficit de nutrientes, sino también en la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas.

Después de haber leído y analizado el documento que realiza una comparativa de las Ingestas Dietéticas de Referencia (IDR) de los diferentes países de la Unión Europea, de Estados Unidos y de la Organización Mundial de la Salud, se llega a la conclusión de que, dado este heterogéneo contexto, es necesario alcanzar un acuerdo entre todos los organismos y sociedades científicas implicadas en la tarea de determinar las cantidades recomendadas de ingestas nutricionales.

Por descontado, se deberían revisar los criterios mediante los que se han elaborado las distintas recomendaciones, con la finalidad de establecer unos valores de referencia únicos para todos los países, con el consenso de todos.

Sin duda es un objetivo ambicioso, pero necesario. Y no tanto para nuestro contexto de sobreabundancia en el que, a pesar de todo, no nos alimentamos habitualmente de la manera más correcta, sino también para tener en cuenta y cubrir las necesidades de la población más desfavorecida.

Pero, para todos los casos, los valores de referencia respecto a nutrientes son la base para la elaboración de las guías alimentarias fundamentadas en alimentos, cuyo principal objetivo es permitir a la población general mantener un buen estado de salud y una buena calidad de vida a largo plazo.

En definitiva, dadas las múltiples funciones de estos valores de referencia relacionados básicamente con la salud de las personas, parece necesario, en la medida de lo posible y teniendo en cuenta las diferencias contextuales que determinarán diferencias de actuación, unificar las recomendaciones de nutrición para las distintas etapas de la vida en todo el mundo.

Más información | Scielo Foto | abardwell en Flickr - CC En Bebés y más | La alimentación durante la lactancia, ¿Qué contiene la leche materna?, Nutrir el cerebro del bebé, Recomendaciones de nutrición durante el embarazo, Se proponen cambios para la pirámide de los alimentos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos