Compartir
Publicidad

Beneficios del consumo de salmón durante el embarazo

Beneficios del consumo de salmón durante el embarazo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace años que se debate y se estudia sobre los efectos del pescado durante el embarazo, cuántas piezas son saludables, de qué tipos de pescados… Y las recomendaciones no son siempre las mismas como hemos visto últimamente. Un nuevo estudio ha querido comprobar los beneficios de comer salmón durante el embarazo.

En nuestro repaso sobre los pescados que se puede comer durante el embarazo ya incluíamos el salmón, una especie de pescado azul rica en Omega-3 y que no resultaría perjudicial como otros pescados azules que acumulan mercurio y que se ha recomendado no consumir durante el embarazo, la lactancia e infancia.

Pero el salmón es un pez más pequeño, y además existen variedades de piscifactoría que minimizarían el riesgo de acumular metales pesados en el organismo y que podrían resultar perjudiciales para la madre o el feto.

Científicos de la Universidad de Granada han demostrado que el consumo de dos piezas de salmón de piscifactoría a la semana durante el embarazo resulta beneficioso tanto para la salud de la mujer como para la del niño.

El estudio sobre el salmón durante el embarazo

La investigación, enmarcada dentro de un proyecto financiado por el VI Programa Marco de la Unión Europea denominado “The Salmon in Pregnancy Study” (SiPS), revela que el consumo de salmón aumenta, tanto en las mujeres como en sus recién nacidos, el nivel de ácidos grasos omega 3, y mejora las defensas antioxidantes de ambos debido a los niveles de selenio y retinol contenidos en el pescado.

Para llevar a cabo este trabajo, sus autores seleccionaron una muestra aleatoria de mujeres embarazadas con un bajo consumo de pescado. Estas mujeres se dividieron en dos grupos: el grupo Control, que continuó con su dieta habitual, y el grupo Salmón, que incorporó a su dieta dos porciones de salmón “hecho a medida”, desde la semana 20 del embarazo hasta dar a luz.

Este salmón se caracteriza por haber sido criado en piscifactoría pero con una dieta controlada, usando ingredientes selectos (aceites y alimentos de origen vegetal como algas y zooplancton), de tal forma que es rico en ácidos grasos omega 3 de origen vegetal. Además, contiene vitaminas antioxidantes como las vitaminas A y E, selenio y muy bajos niveles de contaminantes.

Los científicos comprobaron mediante distintas muestras que las mujeres embarazadas que normalmente presentan una baja ingesta de pescado, cuando consumen dos porciones de salmón a la semana aumentan el contenido de ácidos grasos omega 3, tanto en ellas como en sus recién nacidos, y consiguen alcanzar la ingesta mínima recomendada para estos ácidos grasos.

Además, el consumo de dos porciones de salmón a la semana durante el embarazo no aumenta el estrés oxidativo: la mejora de las defensas antioxidantes podría ser útil para prevenir y/o reducir el estrés oxidativo adicional asociado al embarazo normal.

Por último, el consumo de salmón de piscifactoría a la semana, por parte de las mujeres embarazadas del estudio, no afecta negativamente al sistema de defensa antioxidante, al metabolismo de los hidratos de carbono o de lípidios de sus recién nacidos.

embarazada

Beneficios del omega 3 durante el embarazo

Los ácidos omega-3 ayudan a controlar la presión arterial, reduce la tasa de colesterol y mejoran las funciones cardíacas. Contribuye a un mejor desarrollo cognitivo del bebé ya que son esenciales para el desarrollo cerebral del bebé y reduciría sus resfriados, mientras que previene la depresión de la madre.

Todas las variedades de pescado azul contienen omega-3. De las fuentes de proteína, el pescado representa el alimento por excelencia. También aporta calcio, hierro, vitaminas A, B1, D y E, cinc… Además el consumo de pescado azul de mar (como del blanco) aporta yodo.

Recordemos que aparte de llevar una dieta variada y equilibrada (no comeremos pescado todos los días, ni el mismo pescado siempre), para obtener los beneficios del omega3 existen muchos otros alimentos, pero si hablamos de pescado y excluímos los que acumulan exceso de mercurio, el salmón es una buena opción.

Además tendríamos atún blanco, las sardinas, los arenques, la caballa, boquerón o bocarte, salmonete, anguila, jurel o chicharro común, verdel, palometa, trucha marina, cazón…… En definitiva, pescados más pequeños que no acumulan mercurio. No obstante, hemos de advertir que las variedades ahumadas, en salazón o marinadas conllevan el riesgo de estar contaminadas por el parásito anisakis, por lo que mejor optar por variedades cocinadas.

Además, si queremos variar y optar por alimentos distintos al pescado, existen alternativas para tomar Omega-3 en otros alimentos, como las semillas de lino (que además ayudan a evitar el estreñimiento), los cañamones, las nueces (también ricas en vitamina E y cobre) y las semillas o pipas de calabaza, alimentos enriquecidos…

En definitiva, existen muchas opciones para tomar Omega-3 y beneficiarse de sus ventajas, y parece confirmarse que consumir dos piezas de salmón a la semana es bueno para la salud de las embarazadas y sus bebés según este nuevo estudio.

Vía | Abc
Fotos | infowidget y Mrs. Flinger en Flickr-CC
En Vitónica | El omega 3 en el embarazo
En Bebés y más | Recomendaciones de consumo de pescado durante la infancia, embarazo y lactancia, Mercurio en el pescado, El pescado, un alimento limitado en el embarazo, El pescado en la alimentación infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos