Compartir
Publicidad

Uno de cada cuatro niños es atendido por un médico de familia, ¿por qué faltan pediatras en España?

Uno de cada cuatro niños es atendido por un médico de familia, ¿por qué faltan pediatras en España?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según la Encuesta sobre la situación de las plazas de pediatría en centros de salud de España, elaborada por los pediatras de Atención Primaria, uno de cada cuatro niños en nuestro país es atendido por un médico de familia, y no por un especialista en Pediatría.

Tanto la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) como la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), llevan años alertando de esta grave situación en algunos centros de salud de nuestro país ante la falta de pediatras.

Crisis en pediatría

Las consecuencias directas de este problema acaban pagándola los pacientes, en este caso nuestros hijos, ya que se reduce el tiempo que se dedica a cada niño por la sobrecarga de trabajo, las salas de espera están abarrotadas de niños enfermos, y eso repercute en la calidad asistencial.

A falta de pediatras, algunos médicos de familia asumen la atención de los más pequeños. No se discute su capacidad como médicos, pero no son profesionales especializados en pediatría. La doctora Concepción Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), detalla:

"El porcentaje total nacional de plazas ocupadas por médicos no especialistas en Pediatría es del 25,25 por ciento (uno de cada cuatro), dándose grandes diferencias entre comunidades, por ejemplo, el porcentaje varía entre el cero por ciento de la Rioja y el 48,97 por ciento de Baleares”.

Las provincias con más y menos pediatras

Hay 13 provincias en las que el porcentaje de especialistas es mayor del noventa por ciento. Estas son:

  • La Rioja, Valladolid, Zaragoza y Zamora, con el cien por ciento de las plazas con especialistas.
  • Asturias, Burgos, Salamanca, y Cantabria, con entre el 95 y el 100 por ciento.
  • Palencia, Ourense, Guipúzcoa, Málaga y Pontevedra, con entre el 90 y el 95 por ciento.

Las cinco autonomías donde menos especialistas hay, según esta encuesta, son Baleares (51.03%), Castilla La Mancha (58,82%), Madrid (68,56%), Extremadura (69,56%) y Andalucía (70,52%).

“Los pediatras defendemos que los niños y adolescentes son todos iguales y tienen los mismos derechos” tengan tres, ocho o trece años y sea cual sea su edad son niños, por lo que requieren una atención especializada, separada y diferente a la de los adultos y la tercera edad, en sus propias consultas y por especialistas en salud infantil”, concluyen los profesionales.

¿Cuáles son los principales problemas?

faltan-pediatras

No hay ningún atractivo para los pocos especialistas que hay. Los pediatras prefieren trabajar en hospitales que en centros de salud, porque las condiciones de trabajo en estos últimos son peores. En los centros de salud tienen sueldos más bajos y no cuentan con guardias para poder complementarlos.

Sólo el 29% de los residentes (MIR) de Pediatría elige como destino profesional los centros de salud.

A esto se suman jornadas cargadas de pacientes (una media de 50 pacientes al día) sin ningún incentivo y turnos de tarde, que es cuando más pacientes hay, y que nadie quiere porque impiden la conciliación de los profesionales.

Hay veintisiete provincias de nuestro país donde no existen plazas de Pediatría en horario exclusivo de tarde, de 14 a 21 horas.

El pediatra no puede obviarse ni sustituirse

Los niños requieren la atención de profesionales especializados. La AEP denuncia que las instituciones aumenten cada vez más las plazas de medicina de familia, profesionales con una formación en pediatría de apenas seis meses, frente a pediatras con una formación especializada de cuatro años.

"Cada vez más niños son atendidos por profesionales no especializados en Pediatría, sin medir el impacto negativo que esto tiene para su salud. Sin olvidar además el papel fundamental que tenemos los pediatras en el tránsito a la adolescencia, en dirigir hábitos de vida saludables a estas edades, así como en fomentar una buena relación con la familia y con sus iguales".

La gran preocupación son los niños en la adolescencia, un periodo crítico con mayor riesgo de iniciar estilos de vida poco saludables (fumar, beber alcohol, llevar una vida demasiado sedentaria o incluso iniciar prácticas sexuales sin protección) y se les está dejando desprotegidos hasta la mayoría de edad.

"A nadie se le escapa que si no hay suficientes pediatras para atender a los menores de 14 años cómo vamos a contar con recursos dirigidos al grupo más vulnerable, los adolescentes”, concluyen los expertos.

Más información | Asociación Española de Pediatría
En Bebés y más | El pediatra, figura clave para detectar trastornos psicológicos en la infancia y la adolescencia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio