Compartir
Publicidad

Un político propone que los niños trabajen en las escuelas

Un político propone que los niños trabajen en las escuelas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Os imagináis que los niños desfavorecidos trabajaran en sus propios colegios? ¿Ejercer trabajos de mantenimiento en los "ratos libres" o hacer "horas extras"? Esto es lo que se le ha ocurrido al aspirante republicano a presidente de Estados Unidos, Newt Gingrich.

Cuando luchamos por los derechos de los niños reivindicando una infancia digna parece que hablemos de problemas lejanos o pretéritos. Pero hasta en el país más poderoso del mundo y por boca de personajes influyentes tenemos que escuchar declaraciones inauditas que nos hacen dudar de si los avances logrados en los últimos tiempos están bien asentados.

Newt Gingrich se ha situado como favorito en las encuestas de las primarias republicanas, unos días después de defender que los niños desfavorecidos mayores de 9 años puedan trabajar de manera temporal.

Fue durante una conferencia en la Universidad de Harvard cuando señaló que las leyes laborales infantiles "son estúpidas" y que los hijos de familias desfavorecidas deberían poder trabajar a tiempo parcial en sus escuelas.

Gingrich argumentó que mucha gente con éxito "comenzó sus primeros trabajos entre los 9 y 14 años. En su opinión, las escuelas con niños desfavorecidos deberían deshacerse de empleados de mantenimiento sindicados, tener un responsable y pagar a estudiantes locales para que mantengan la escuela.

Lo cierto es que la idea de ahorrarse unos puestos de trabajo de gente que con seguridad depende de ellos para ofrecérselo a los niños (que, en este modelo, cobrarían menos como es de suponer) me parece surrealista. Por muy necesitados que estén los niños, lo que más necesitan no es trabajar precisamente. Se me ocurre que el trabajo le iría mucho mejor a sus familiares desempleados para intentar salir de una situación de pobreza.

Precisamente la educación es una medida para combatir el trabajo infantil, y esperamos que el ocurrente político no haya dicho que estos "trabajillos" le restarían horas de formación al niño.

En fin, esperamos que estas insólitas declaraciones se queden simplemente (que ya es bastante) en eso y no se les ocurra a los políticos, como si de otra medida más contra la crisis se tratara, poner a trabajar a los niños en las escuelas ni en ningún otro lugar, sean ricos o pobres.

Vía | El Economista En Bebés y más | Día Mundial contra el trabajo infantil: el trabajo no es cosa de niños, Movimiento Mundial en favor de la Infancia, Relación entre el trabajo infantil y la educación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos