Compartir
Publicidad

Mitos sobre la lactancia materna: “Durante los primeros tres o cuatro días no hay leche suficiente”

Mitos sobre la lactancia materna: “Durante los primeros tres o cuatro días no hay leche suficiente”
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se dice, se comenta, desde hace tiempo (y se sigue diciendo ahora, cada vez menos, por suerte) que la subida de la leche se da hacia el tercer o cuarto día, a veces antes, a veces después y que, hasta ese día, hay que darles a los bebés algún suplemento para que no pasen hambre.

Los más modernos son capaces de decir que el suplemento no haría falta darlo de inicio, pero que si está mamando y el bebé se queda con hambre, pues que entonces sí hay que dar ese suplemento, hasta el día en que la madre tenga leche suficiente.

El error es considerable y, aunque hay probabilidades de que al final todo vaya bien, hay también probabilidades de que la lactancia no acabe instaurándose bien y de que la madre acabe con una confianza en sí misma tan baja, que a poco que el niño llore un poco más de la cuenta, vuelva a recurrir a un biberón.

Es por esta razón que considero importante tratar hoy este tema, pues, como digo, sigue habiendo profesionales que dicen que las mujeres no tienen leche materna suficiente para sus hijos hasta los tres o cuatro días.

Un ejemplo personal

Lo he explicado ya en otras ocasiones, pero lo vi con mis ojitos y como me pareció de juzgado de guardia, lo explico de nuevo:
Una madre que pasa sus primeros minutos con su bebé es instada a amamantarle, pues es lo que ella quiere hacer. Una enfermera le ayuda a posicionarlo, a cerciorarse de que se coge bien y el bebé mama.

Pasan unos veinte minutos en los que el bebé se coge a ambos pechos y aparece la enfermera de nuevo con un biberón con 10 ml de leche artificial y le dice: “toma, ahora dale esto, que tú aún no tienes leche… hasta que te suba la leche tendrás que ir dándole biberón”.

Los primeros días no hay leche

Es cierto, los primeros días una madre no suele tener leche, pero eso no significa que no tenga alimento y eso no significa que no sea suficiente.

El peso que pierde un bebé los primeros días no es casualidad. No es un error de cálculo. No es un niño que se nos está desnutriendo. Es el peso que el bebé trae de más, porque la naturaleza sabe que los primeros días comerá poquito, hasta que la leche materna llegue en abundancia y hasta que su estómago vaya digiriendo cada vez más cantidad.

Si no, ¿por qué no se le da a un recién nacido un biberón de 60 ml.? ¿Por qué 10 ml.? Pues por eso mismo, porque los bebés tienen que empezar comiendo muy poquito, para ir comiendo cada vez más.

Pero sí hay calostro

Entonces, si los primeros días no hay leche, ¿por qué darles el pecho? Pues muy simple, porque sí hay calostro, una sustancia amarillenta, muy concentrada, que sale en poca cantidad, pero que para los bebés es muy beneficioso (hay hospitales en los que, aún cuando la madre ha decidido no amamantar, se les recomienda que den a sus bebés al menos el calostro).

criticas-med1.jpg

Por eso se les da el pecho cuanto antes (y para que mamen mejor) y por eso hay que darles tantas veces como quieran, para que tomen calostro y por otra razón muy importante: para que la leche suba y para que cuando llegue a la madre no se le pongan los pechos como piedras, sino que el bebé se la vaya tomando.

Cuanto más mame un niño y mejor lo haga antes subirá la leche. No es que haya prisa, sino que es el funcionamiento lógico del amamantamiento. De hecho, la frase tendría que ser inversa: si no le das el pecho lo suficiente la leche te tardará más en subir.

Leche materna a demanda, por favor

Así que si quieres que tu hijo tome el pecho y quieres evitar problemas, tanto para el bebé como para tus pechos, que pueden ingurgitarse hasta ponerse duros y tremendamente molestos si el bebé no mama lo suficiente, dale el pecho a demanda.

Si llora, vuelve a ponerlo al pecho o prueba alguna otra técnica o posición, mira a ver si tiene frío o calor o si está molesto por algo, pero ante la duda, cálmale con el pecho. De ese modo la leche subirá antes y el bebé comerá más y engordará también más.

¿Y si se queda con hambre?

Hay niños muy despiertos y muy glotones, que aún cuando han acabado quieren más. Pues la respuesta es simple: si se queda con hambre, dale más de comer. O sea, si ha acabado y quiere más, dale otra vez el pecho.

La leche materna se basa en el sistema de la oferta y la demanda, así que cuanto más se le demande más leche ofrecerá. Si en ese momento a alguien se le ocurre dar un biberón “para que no se quede con hambre, mientras te acaba de subir la leche”, lo más probable es que la cantidad de leche no se regule con el hambre del bebé (porque hay una segunda leche que le quita ese hambre) y que cada día sea más difícil quitar el biberón y más difícil sea que la leche materna sacie a ese bebé.

Nadie dijo que sería fácil y los primeros días pueden ser complicados. Por eso es importante tener información, alguien que te pueda ayudar (algún profesional que sepa de lactancia o alguna asesora) y confiar mucho en ti misma.

Fotos | Myllissa, moppet65535 en Flickr
En Bebés y más | Mitos de leche materna: “Este niño pasa hambre, yo diría que no tienes leche” (I) y (II), Mitos sobre la lactancia materna: para que una mujer tenga suficiente leche debe beber agua en abundancia, Presión inversa suavizante: una solución a la ingurgitación mamaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos