Lactancia materna en niños mayores de un año: dar el pecho a partir de los 12 meses no es malcriar

Lactancia materna en niños mayores de un año: dar el pecho a partir de los 12 meses no es malcriar
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Lo primero que me ha generado duda al escribir el post ha sido el título. Frecuentemente he escuchado los términos lactancia materna prolongada para referirse a los niños mayores de 12 meses que siguen mamando. O lactancia materna en niños mayores. Y, sin embargo, me da la impresión de que estos términos aluden a algo que no es normal, como si la lactancia materna tuviese que tener una breve duración o los niños más allá del año o 2 años se considerasen mayores para mamar. 

Sin embargo, la lactancia materna hasta los 24 meses debería ser lo habitual, y de hecho lo era en la mayoría de las culturas y sociedades hasta comienzos del siglo XX. Finalmente me he decidido por el término lactancia materna en mayores de un año para hablar de esta lactancia que sobrepasa los “límites de edad habituales” así entendidos por gran parte de nuestra sociedad.

¿Se recomienda prolongar la lactancia materna más allá del año de vida?

Rotundamente sí. Y no lo digo yo sino las principales sociedades científicas. La OMS, la Asociación Española de Pediatría, UNICEF, La Asociación Americana de Pediatría o la Asociación Australiana de Lactancia Materna, entre otras, recomiendan lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y combinada con otros alimentos al menos hasta los 12-24 meses de edad, pudiendo prolongarla todo lo que la madre y el bebé lo deseen.

¿Cuáles son los riesgos de continuar amamantando más allá del año de vida?

Ninguno. No hay demostrado ningún riesgo de amamantar más allá del año de vida. No está demostrada la relación de la mal llamada lactancia prolongada con la caries ni con la malnutrición infantil.

El único “pero” que encuentro a amamantar más allá de lo “socialmente común” es que tengamos el rechazo de la sociedad, los profesionales sanitarios (tristemente todavía frecuente) e incluso nuestros familiares.

Para luchar contra estas barreras es bueno rodearse de profesionales pro-lactancia materna, acudir a grupos de lactancia y/o crear tribu con madres en situaciones similares.

Recuerdo hace un par de meses una situación en el parque. Había dos mujeres amamantando a niños de más de un año (un niño de 13 meses y una niña de 2 años y medio) cuando llegó una abuela con su nieta y comentó: “¡Vaya, yo pensaba que ésta (refiriéndose a su nieta de más de 3 años) era la única!” y noté en su expresión una sensación de alivio y de normalidad.

Es algo que está cambiando muy poco a poco, pero parece que  las familias cada vez van siendo más conscientes de lo beneficioso que es mantener la lactancia materna más allá del año.


La leche materna de los niños mayores de 12 meses tiene más contenido en grasa, aportándoles hasta un tercio de las calorías y proteínas que necesitan tomar al día.

¿Tiene beneficios tomar leche materna más allá del año de vida?

lactancia-materna-prolongada

¡Por supuesto! Y más que de los beneficios de mamar más allá del año podríamos hablar de los riesgos de no hacerlo. La Asociación Española de Pediatría, en su documento sobre la lactancia materna en niños mayores o "prolongada" comenta que los riesgos de alimentarse con fórmula infantil son aún mayores en países en desarrollo, donde las condiciones higiénicas y sanitarias son aún precarias. La lactancia materna óptima en menores de dos años es la intervención preventiva que más repercusión tienen en mejorar la salud de los lactantes y niños en países en vías de desarrollo. De todas formas, también en países industrializados, destetar pronto o no amamantar conlleva riesgos importantes, tanto para la madre como para el bebé.

Un estudio publicado en la revista The Lancet estimó que un aumento de la lactancia materna podría prevenir más de 800.000 muertes infantiles y hasta 20.000 fallecimientos por cáncer de mama cada año.

Respecto a la leche materna como alimento, resaltar que no pierde propiedades con el tiempo. La leche materna nunca es aguachirri ni un “postrecito”. La leche materna es “mágica” y puede variar su composición en función de las distintas circunstancias. Así, la leche materna de los niños mayores de 12 meses tiene más contenido en grasa, aportándoles a los niños que maman hasta un tercio de las calorías y proteínas que necesitan tomar al día, además de hidratos de carbono y numerosas vitaminas y minerales. Así que, lejos de “no alimentar” aporta incluso más calorías. Un bebé o niño que toma 4-5 tomas de pecho al día no necesita recibir otro aporte de lácteos.

Además, mantiene sus beneficios inmunológicos, protegiendo de infecciones gastrointestinales, otitis o infecciones respiratorias. Este beneficio parece ser mayor a mayor duración de la lactancia materna. De hecho, algunos factores inmunológicos aumentan en la leche materna durante el segundo año de vida del bebé.

También se mantiene su papel protector frente a otras enfermedades como ciertos tipos de cánceres, enfermedades metabólicas (los bebés que reciben lactancia materna prolongada tienen menos enfermedades autoinmunes).  No sólo eso, se ha visto que los niños que toman lactancia materna durante más tiempo podrían tener mayor desarrollo intelectual y muestran mejores calificaciones escolares.

Por otro lado, la lactancia materna tiene beneficios indiscutibles para las madres, que parecen ser mayores a mayor tiempo total de lactancia. Las madres que amamantan tienen menos riesgo de cáncer de ovario y de mama y menos riesgo de diabetes e hipertensión arterial.


La lactancia materna más allá de los 12 meses tiene grandes beneficios. ¿Cómo entonces ofrecer algo bueno a nuestro bebé va a ser malcriar?

¿Dejar mamar a nuestros hijos mayores de un año es malcriar?

¡En absoluto! Como hemos visto, los beneficios de mantener la lactancia materna más allá de los 12 meses (o los riesgos de no hacerlo) son muchos. ¿Cómo entonces ofrecer algo bueno a nuestro bebé va a ser malcriar? Muchas personas se preguntan también si ofrecer el pecho para calmar a un bebé o niño cuando se cae, se frustra o tiene una “rabieta” es malcriar. Para nada.

Sabemos que la lactancia materna es mucho más que alimento. Es confort, calma, seguridad, cercanía, amor. Y justo es eso lo que necesitan nuestros hijos en momentos de llanto, de frustración o de dolor. Además, ayuda a fortalecer el vínculo madre-hijo. Y se ha visto que los bebés amamantados tienen un mejor desarrollo psicosocial y emocional.

¿Hasta cuándo podemos dar el pecho?

¡No hay límite! La lactancia materna puede continuar hasta que la madre, el bebé o niño o ambos lo deseen.  En la mayoría de los casos es la madre la que decide que ha llegado el momento. Pero otras veces son los bebés. No hay que asustarse; todos, absolutamente todos, los niños acaban destetándose. Diversos estudios antropológicos establecen la edad natural de destete entre los 2,5 y los 7 años de edad. Es decir, si nosotros no hacemos nada por destetar, ellos solos lo harán en algún momento en esa franja de edad. El cuerpo del bebé crece y cambia, dificultando la lactancia materna: la boca aumenta de tamaño, pierden la capacidad de succión, la epiglotis desciende, disminuye la cantidad de grasa de los carrillos…

Diferentes estudios han propuesto diferentes edades para el destete:

. Hacia los 2 años y medio, que es cuando el niño cuatriplica el peso al nacimiento

- Hacia los 6 años, cuando aparece el primer molar.

- Hacia los 4 años y medio, cuando la edad del niño es seis veces la longitud de la gestación

Resumiendo…

- Las principales sociedades científicas recomiendan lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y acompañada de otros alimentos hasta los 2 años o más, todo el tiempo que la madre y el bebé lo deseen.

- La leche materna cambia su composición según crece el niño; por ejemplo, a partir del año contiene más grasas. Sigue siendo un alimento nutricional excelente. Los niños que realizan 4 tomas de pecho al día no necesitan otro aporte de lácteos y reciben, a través de la leche materna, hasta un tercio de sus necesidades diarias de calorías y proteínas.

- Los beneficios de la leche continúan conforme crece el bebé, tanto para este como para la madre. En general, a mayor duración de la lactancia mayores beneficios.

- El destete se produce cuando la madre y/o el bebé no desean continuar con la lactancia. Si dejamos a los bebés y niños que tomen la decisión, el destete suele producirse en algún momento entre los 2 años y medio y los 7 años.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio